"Creo que el fútbol francés tiene a los mejores jugadores jóvenes del mundo, eso me parece la expresión máxima de esta liga", apuntó Marcelo Bielsa el 19 de diciembre de 2014 cuando en una conferencia de prensa que brindó en su rol de entrenador del Olympique de Marsella le consultaron sobre su valoración del fútbol galo.

En ese mismo marco continuó: "Y los grandes equipos del mundo, los más poderosos, van a comprar 15 jugadores de esta liga menores de 25 años, muy posiblemente muchos que yo no sé si ya están vendidos. Digo por si la cifra de 15 después es corta…"

¿Profecía? Una palabra atrevida tal vez, si se aplica sobre esta la definición oficial: predicción que se hace por inspiración divina o sobrenatural, dice la RAE. Más que esto, lo de Bielsa hace cuatro años parece haber sido un diagnóstico exacto de lo que ocurriría después, es decir hoy, que Francia jugará la final del Mundial de Rusia 2018 ante Croacia con aquellos jóvenes a los que el Loco avizoró como los mejores emergentes del fútbol planetario.

"Los jóvenes surgidos en la liga de Francia juegan un un fútbol físicamente potente, técnicamente rico, muy combativo, muy disputado y la Liga es un espacio donde los aspectos anímicos están por encima de los tácticos", agregó el rosarino en ese mismo año en el que dirigió al OM.

Kylian Mbappe, líder de la nueva generación de futbolistas de Francia (AFP)
Kylian Mbappe, líder de la nueva generación de futbolistas de Francia (AFP)

Aquel equipo dirigido por Bielsa entre mayo de 2014 y agosto de 2015 revolucionó el concepto del fútbol en Francia. En su paso por el Olympique el entrenador argentino dirigió a tres jugadores que conforman la nómina de 23 de Francia que disputó el Mundial de Rusia 2018 y que hoy buscará el título en el estadio Luzhniki de Moscú: el arquero Steve Mandanda, el mediocampista Florian Thauvin y el lateral Benjamin Mendy, aquel que recibió una aleccionadora charla por parte del Loco que dio la vuelta al mundo.

"Ser el mejor te quita felicidad. Te quita horas con tu pareja, te quita horas con los amigos, te quita fiestas, te quita diversión… El éxito te quita la posibilidad de ser feliz. Es una elección. Pero uno tiene que saberlo", apuntó el DT en charla con los jugadores Olympiens, mientras que luego le habló directamente al delantero que hoy milita en el Manchester City: "Si tú, Mendy, eliges que no quieres ser el mejor del mundo, ¿qué problema hay? No hay ningún problema. Pero si tu quieres; vas a ser el mejor. Yo sería el tipo más feliz del mundo si tu serías el mejor marcador de punta de todos".

Luego, el jugador contaría sobre su experiencia con Bielsa: "Yo tenía ya este nivel, pero Bielsa me ha hecho aterrizar en otro planeta. No te puedes hacer una idea. Me ha hecho tragarme vídeos como nunca. Al principio me ponía delante de los vídeos y me dormía, pero él estaba contento. Estaba impresionado. De pronto yo paré de dormirme e inconscientemente me decía: 'Vamos, espera voy a ver dos minutos esa jugada'. Después de eso, él me hablaba. Yo le hablaba y repasábamos las acciones juntos. Respiraba aliviado. Bielsa me decía: 'Esto es por lo que yo te dejaba dormir. Tú has dormido, dormido, dormido y el día donde tú has decido mirar, te has interesado tú solo. Por tanto, si yo te obligaba a ver los vídeos, tú no estarías jamás interesado'. Esto es psicología. Es demasiado grande Marcelo".

Abrazo entre Benjamin Mendy y Marcelo Bielsa
Abrazo entre Benjamin Mendy y Marcelo Bielsa

Hace cuatro años Marcelo Bielsa anticipaba parte de este día, 15 de julio de 2018, el de la final del Mundial de Rusia 2018 en el que aquello jóvenes franceses intentarán ratificar todo el trabajo hecho alzando la Copa del Mundo.

SEGUÍ LEYENDO