Willfredo Caballero junto a sus hijas, en una publicación de Instagram
Willfredo Caballero junto a sus hijas, en una publicación de Instagram

Wilfredo Caballero fue uno de los principales responsables en la derrota por 3 a 0 contra Croacia en la segundo fecha del Grupo D de la Copa del Mundo de Rusia 2018. Hasta su grosero error en el manejo de la pelota con los pies, el partido había sido equilibrado, de intermitencias y superioridades alternadas. Pero su mal juicio y su peor ejecución fue el principio del fin en aquel partido fatídico.

Con el partido concluido, el arquero fue blanco de críticas de hinchas y periodistas. Pero las redes sociales convergieron los ecos de su fallo. Entre memes y hashtags, amparadas en la protección del anonimato y en la libertad de palabras, muchos hinchas se descargaron con comentarios violentos, hirientes y repudiables dirigidos hacia él y su familia.

Willy Caballero tras el golpazo del primer gol de Croacia, convertido por Ante Rebic
Willy Caballero tras el golpazo del primer gol de Croacia, convertido por Ante Rebic

Llovieron los insultos y los improperios, con tenor de amenaza. Muchos de esos fueron redactados en una publicación antigua, del primero de junio, en una foto con sus dos hijas. Una de ellas, Guillermina, sobrevivió a un cáncer de retina cuando tenía cuatro años. "Es increíble que pase esto a alguien tan pequeño. Nos tocó a nosotros sufrirlo. Fueron seis meses muy duros. A mí me tocó dejar el fútbol. Si no, no habría sido posible estar cerca de ella y de mi mujer, que lo necesitábamos", reveló, años después, ante medios españoles.

Su hija perdió el ojo porque el tumor estaba muy avanzado. pero logró superar el cáncer. Tras cinco años de controles, Guillermina ya está curada. Willy pasó de jugar de manera profesional en el Elche de España a entrenarse con los seleccionados juveniles en el predio de AFA. Los seis meses siguientes jugó en Arsenal de Sarandí, con trece partidos jugados y ocho goles recibidos.

Después de que se hayan hecho virales las ofensas hacia el arquero y la intromisión en temas sensibles, los comentarios cambiaron. La indignación también viró: dejó de ser incrédulo el error de Caballero para convertirse en la condición del gen argentino y su capacidad de herir con expresiones intempestivas. Hubo campañas para denunciar los comentarios maliciosos y hubo algunos que fueron retirados.

Lucía Araya, la esposa de Willy Caballero, reprodujo en las redes sociales las muestras de apoyo de los otros hinchas argentinos. Y dedicó un posteo alusivo: "Fueron muchos más los mensajes de ánimo, llenos de fuerza y cariño que los que fueron con malicia, odio, violencia y rencor, lo cual me hace sentir bien y tener esperanza que algún día podamos ser una sociedad civilizada. No va conmigo ni con nadie de mi familia responder con más violencia. Lo siento si es eso lo que esperan. Pido a Dios que tengan paz en sus corazones".

También se expresó su hermana, Gabriela, quien también es arquera y actualmente se desempeña en el equipo de la Universidad de Buenos Aires. En una publicación en su Instagram que después borró y anuló su cuenta, respondió a las agresiones de los usuarios: "¿De verdad piensan que en algo me puede afectar? Para mí son nadie, yo me quedo con la gente con buena cabeza, esa que no necesita insultar para vivir el fútbol y dar su punto de vista".

Seguí leyendo: