Faltan horas apenas para que el Mundial de Rusia 2018 pase a ser parte del presente. Y  en los alrededores del estadio Luzhniki, de Moscú, que albergará la ceremonia inaugural y el partido que disputarán el local y Arabia Saudita, trabajan a contrarreloj para dejar todo en condiciones para la fiesta.

¿Acaso todavía hay cuestiones de infraestructura por resolverse? No, pero la organización prepara juegos y una decoración especial para recibir a los aficionados de los equipos contendientes y los neutrales, que compraron su ticket para disfrutar de la primera función de la Copa del Mundo.

Así, por ejemplo, en una recorrida, se pueden advertir arcos con un portero de madera improvisado y la pelota disponible para probar suerte (y habilidad). O curiosidades, como la hilera de vacas de colores que sorprenden a los turistas que deambulan sumergiéndose en el clima mundialista.

SEGUÍ LEYENDO: