Oscar Ruggeri ya se instaló en Rusia para ser uno de los comentaristas principales del Mundial que se desarrollará en ese país a partir de mañana. Amparado en su característico modo de contar anécdotas, sacó a relucir una divertida historia que protagonizó en el avión que lo trasladó hasta la sede del torneo.

"Después vamos a ir contando con el correr de los días lo que nos pasó con un señor…", adelantó el "Cabezón" acompañado por Sebastián Vignolo. El relator aprovechó para hacerle la introducción: "¡Hizo la pregunta que no tiene que hacer!".

El ex campeón del mundo con la selección argentina en el Mundial de 1986 se encontró con un compatriota en el vuelo: "Empecé a caminar. Había una señorita con un bebé adelante, otra señora al costado y un señor grande a la izquierda. Me miró el hombre, me sonrió y le digo: 'Hola, ¿cómo le va? Qué linda su nietita'. Y el señor me dijo: 'Mi hija…'".

"Yo pensé que no me había entendido y le dije: 'No, la nenita, la chiquita'. 'No, es mi hija'… Todos estos mirando desde atrás, gritando, riéndose", detalló el hombre que vistió la camiseta del Real Madrid, entre otras.

Vignolo intercedió y salió en defensa de su compañero televisivo: "El señor era de 60 y la señorita de 30. La bebita de un año. Entonces daba, la cuenta daba para que sea abuelo".

Luego de este error, le preguntaron al pasajero si se dirigía a Rusia para ver el Mundial: "No, muchachos, yo vivo en Mónaco. Tengo mi barco ahí, ¿viste cuando pasa la Fórmula 1? En esa curva. Ahí fuimos entendiendo algunas cosas".

Seguí leyendo: