El grupo de amigos, con Agüero, Messi, el Negro Enrique, Nahiel Guzmán y “Marito”, utilero de la Selección, en Ezeiza
El grupo de amigos, con Agüero, Messi, el Negro Enrique, Nahiel Guzmán y “Marito”, utilero de la Selección, en Ezeiza

Agüero: ¿Vos qué hacés acá?

Lucas, el cordobés: "Yo juego al padel, ¿vos?

Agüero: Al fútbol.

Lucas: Qué piola, ¿dónde?

Agüero: En Atlético Madrid.

Lucas: ¿En Primera?

Agüero: Sí, en Primera.

Lucas: Qué piola. Yo soy hincha de Talleres perro, pero no tengo idea de otros jugadores.

David Nalbandian acababa de ganar el Masters 1000 de Madrid, edición 2007, y se disponía a celebrarlo con un amigo, Lucas Franco Mosson, entonces jugador de padel afincado en España y oriundo de Unquillo, igual que Nalbi, en un local bailable de la ciudad. De casualidad, se cruzaron con Sergio Agüero, quien era figura en el Atlético.

"Están los dos solos acá en Madrid, está bueno que se conozcan, vení que los presento", propuso Nalbandian, dando pie a una desopilante presentación. "Me pasó lo mismo que a él con Messi cuando fue a las juveniles. Salvando las distancias, claro", se divierte con el relato el cordobés, como le dicen a Lucas en el granítico grupo de amigos de Sergio Agüero.

“La banda”, como se autodefine, en Brasil 2014
“La banda”, como se autodefine, en Brasil 2014

"La banda del trapo", podría bautizarse al conjunto feliz, porque con la bandera en homenaje al Kun los amigos siguieron al delantero, de 30 años, hasta la final de Brasil 2014. Y, por invitación del propio jugador del Manchester City, estarán en Rusia a partir de octavos de final, si Argentina consigue, como se supone a partir del favoritismo, superar la fase de grupos. "Sin su ayuda no podemos ir ni en UBER", bromea el Cordobés.

El grupo se completa con Diego Campo (Campito), Nahuel Jiménez (Nahu), Lucas Fernández (Pocho) y José Pepe Sosa. Campito, Pepe, Nahu y Kun comparten un pasado: fueron compañeros de Inferiores en Independiente. Darío, el papá de Pocho, es el padrino de Sergio. Y ayudó mucho a la familia Agüero cuando Kun era una promesa. Pocho, a su vez, es el padrino de Benjamín, el hijo del crack y de Gianinna Maradona.

Campito conoció a Sergio cuando todavía no era Agüero. Aunque el boca a boca ya lo había entronizado antes de ganarse la corona. "Yo llegué al club y él ya estaba; fue el primero que se me acercó para hablarme en el vestuario. Jugamos juntos desde Novena División hasta Quinta; él ahí subió a Primera. Y quedó una amistad. Cuando yo me fui a probar ya se hablaba de quién era él, de cómo jugaba, que la rompía", detalla.

De cumpleaños, con la familia del “Kun” presente. Y torta que delata que los sentimientos de Agüero no mutaron en su periplo por Europa
De cumpleaños, con la familia del “Kun” presente. Y torta que delata que los sentimientos de Agüero no mutaron en su periplo por Europa

En la misma sintonía, Nahu se enteró de la leyenda del "petiso que la rompía" incluso una semana antes de ir a probarse a Independiente, en 2002. "Mi viejo fue a hablar con el técnico para que me aceptaran a prueba. Y se queda mirando la práctica de la categoría 88; yo era un año más. Y ahí vio a un chiquito, todo morrudito, que era Kun. La rompió toda. Tan sorprendido quedó mi papá que me llamó por teléfono diciendo que había un petisito, con la 10, que jugaba una locura. 'Se los pasa a todos, va a llegar lejos', me avisó. Y acertó", narra Nahuel Jiménez.

Claro que entre escuchar el cuento y verlo, en vivo y en directo, hubo una diferencia abismal: "Cuando lo vi entrenando, no lo podía creer. Era diferente en serio, distinto. Siempre hubo buena relación, aunque yo soy un año más grande. Pero en 2006, cuando volvió del Atlético para las vacaciones, consiguió mi teléfono y me invitó a comer asado y a jugar un picadito. Y no nos separamos más".

El uno por uno del grupo sigue con Pepe Sosa, un nombre conocido en el universo de las inferiores. Lo explica el Cordobés: "Con Sergio hacían una dupla que se cansaba de hacer goles. Pepe es de San Luis, jugaba muy pero muy bien. Tenían buena relación adentro y afuera de la cancha".

Hay otra característica que el ex jugador de padel quiere resaltar de Pepe: "Es vago como él solo".

Pues bien, con la llegada del Cordobés al grupo, la banda quedó completa, con Agüero como elemento aglutinador. Tres ex futbolistas, un hermano del alma como es Pocho y Lucas Franco Mosson.

Foto de vacaciones, “la banda”, siempre junta
Foto de vacaciones, “la banda”, siempre junta

"En España pegamos muchísima onda. Estábamos los dos solos allá, salíamos a almorzar, a cenar cuando él podía, los fines de semana; conocí a su familia, me llevó a un montón de viajes con él por la Liga, por la Europa League, Copa del rey. Incluso viví con él 4 meses en su casa", detalla Lucas las vivencias.

Los aviones terminaron transformándose en un lugar de reunión. Porque "la banda", como se autodenominan sus componentes, empezó a irse en grupo de vacaciones, a visitar al Kun y, claro, también al Mundial de Brasil 2014, en una travesía inolvidable. Y con un compañero de tela que ganó protagonismo.

LA BANDERA

La leyenda "tus amigos de siempre" vigila desde un costado el dibujo de un Agüero gritando un gol. La firman, precisamente, los integrantes de "la banda" del trapo (Pepe, Pocho, Cordobés, Campito y Nahu), pero se anexan los nombres de los hermanos del Kun (Gastón, Mauricio), de otro amigo (Brian, hermano de Pocho) y el del heredero del goleador: Benjamín.

La bandera se paseó por todo Brasil en el Mundial 2014. Agüero tenía hinchada propia. "Somos muy desorganizados en el grupo. Sergio nos había preguntado con anticipación quiénes íbamos a viajar. Siempre estuvimos unidos. Surgió por iniciativa de él. Y ninguno dejó de levantar la mano, ja. Automáticamente, Sergio se encargó de todo", cuenta Lucas los detalles de la aventura, que tuvo todos los condimentos.

"Pepe y yo nos fuimos en un auto. Los otros tres en avión. Fue el viaje más largo de nuestra vida; nos mandamos con un Gol 2011. Tardamos 35 horas de ida y 53 de vuelta", rememora el desgaste.

La idea de ir por tierra no tuvo que ver con una cuestión de ahorro, sino de logística. "Necesitábamos un auto para manejarnos por Brasil. Salimos un viernes: Argentina jugaba un domingo, todos pensaban que no llegábamos. Pero lo hicimos", se enorgullece.

En muchos estadios la bandera no logró entrar. Pero, en cada parada, hubo foto
En muchos estadios la bandera no logró entrar. Pero, en cada parada, hubo foto

"En agradecimiento a lo que él nos da decidimos hacer una bandera", apunta. Claro que el homenaje no siempre es bien entendido por las autoridades de los países.

"Fue difícil entrar a las canchas, en 4 de los 7 partidos no nos dejaron ingresarla porque no cumplía con las medidas de FIFA. Donde podíamos, la poníamos y sacábamos fotos", relata los avatares y la forma de, a pesar de las complicaciones, hacerle ver al mundo el cariño por el amigo.

Es que el Kun devuelve tanta fidelidad y sentimento con momentos inolvidables. Como, por ejemplo, permitirles a sus amigos alojarse en el mismo hotel que la Selección en el amanecer de una final de un Mundial.

"Estuvimos 15 días en Río y 12 a San Pablo; todo obra de Sergio. Y después volvimos a Río; las últimas dos noches paramos en el hotel de la Selección, los jugadores en una torre del ala izquierda y nosotros en la derecha. Fue un viaje increíble", cierra la anécdota.

Ser amigo de Agüero tiene beneficios extra. Conocer a Pep Guardiola, DT del Manchester City, por ejemplo
Ser amigo de Agüero tiene beneficios extra. Conocer a Pep Guardiola, DT del Manchester City, por ejemplo

El vínculo con el crack les permitió, por ejemplo, conocer a figuras planetarias de la estatura del amigo que, en la mesa de "la banda" es uno más.

"Messi y Sergio son muy amigos, y Leo estuvo con nosotros varias veces. Bah, ¡nosotros estuvimos con él!", se emociona Lucas Franco Mosson. Y hasta se anima a la sentencia futbolera, con una cuota del mejor humor cordobés: "Sergio es el 9 indiscutido de la Selección y Messi, de otro mundo. Por suerte le hicieron el DNI de Argentina".

Claro que "la banda" sabe que el viaje estuvo en duda. La artroscopía que el atacante debió practicarse en la rodilla izquierda a mediados de abril dejó en pausa la fiebre mundialista. Sin embargo, los amigos estaban convencidos de que Rusia no se iba a privar de sus definiciones sutiles.

"Durante la lesión estuvo todo el tiempo acompañado por nosotros. Y estamos convencidos de que va a ser su Mundial. Está con muchas ganas y ánimo", concluye el Cordobés, mientras prepara la platea-sillón para la fase de grupos y la valija para los octavos de final.

El “Kun” y la “banda”, con regalitos de Selección
El “Kun” y la “banda”, con regalitos de Selección

Rusia espera a "la banda del trapo" con la oferta de nuevas historias. Y el grupo de amigos lleva la pluma con la idea de escribir la aventura con un final diferente al del Mundial 2014. Y con Sergio Agüero lejos de las lesiones de Brasil, como el muchachito de la película.