Apenas habían pasado menos de 10 minutos desde el cruce entre Lionel Messi y Gary Medel que terminó con ambos en los vestuarios antes de la finalización del partido por el tercer puesto de la Copa América. La polémica todavía volaba sobre el aire y el árbitro Mario Díaz de Vivar quedó envuelto en el foco del debate otra vez.

¿El planchazo de Erick Pulgar sobre Leandro Paredes debió haber sido sancionado con la tarjeta roja?

Todo ocurrió cuando comenzaba a correr el tiempo de descuento de la primera etapa. Juan Foyth trabó, peleó y le ganó la pelota a Arturo Vidal. El esférico cayó en los pies del número 5 de Argentina, que intentó avanzar por el círculo central. Pulgar intentó quitarle la pelota, llegó tarde y llegó a pegarle con la suela en la canilla.

Rápidamente, el árbitro paraguayo –que se encontraba a un metro de la acción– pitó y cobró la falta. La decisión fue de sancionar con amarilla, mientras Rodrigo De Paul, Paulo Dybala y Nicolás Otamendi protestaban de manera airada.

El juez hizo el gesto de haber escuchado por el intercomunicador los consejos de los representantes del VAR, que en esta ocasión estuvo a cargo del peruano Diego Haro apoyado por Andrés Rojas Noguera.

Pasaron algunos segundos, la repetición mostró cómo el mediocampista de 25 años que se desempeña en el Bologna italiano le pegó con la planta de su pie a Paredes cuando éste ya había soltado el balón.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: