En el duelo que se presentaba como el más atractivo de los cuartos de final de la Copa América, Colombia y Chile jugaron un partido intenso y luchado que terminó sin goles por la intervención de los Árbitros Asistentes de Video (VAR), donde La Roja logró clasificar a las semifinales a través de los penales. En el estadio Arena Corinthians, con arbitraje del argentino Néstor Pitana, el vigente bicampeón del torneo eliminó con justicia al único equipo que había sido capaz de ganar todos sus partidos de la fase de grupos.

El encuentro no decepcionó desde el inicio. Comenzó con un ida y vuelta vertiginoso, con la posesión repartida y con intensidad alta. Tras algunos acercamientos de ambos equipos, el elenco de Reinaldo Rueda consiguió una efímera ventaja con una jugada construida por el sector izquierdo que definió Charles Aránguiz, pero el gol fue anulado por Pitana por un fuera de juego de Alexis Sánchez que fue detectado por el VAR.

Pese a un inicio mucho más sólido del combinado colombiano, el equipo chileno recuperó terreno y empezó a lastimar por fuera, con Jean Beausejour y Mauricio Isla siendo profundos. Sobre todo en la banda derecha porque ni Cuadrado, James Rodríguez ni Roger Martínez asistieron en la marca a Stefan Medina.

El equipo de Queiroz empezó dominando con James Rodríguez siendo el director de orquesta, pero luego se apagó y los de Rueda terminaron mejor plantados, profundizando por fuera y finalizando por el medio. Así se cerró un primer tiempo sin goles pero con un ritmo muy atractivo.

La parte complementaria se abrió con un tiro libre ejecutado por la zurda de James Rodríguez que salió apenas desviado y algunos avances de Chile finalizados sin éxito por Alexis Sánchez. El portugués Carlos Queiroz fue el primero en mover piezas y en el minuto 65 mandó al campo de juego a Edwin Cardona para intentar ser más eficaz en la gestación.

Tras esa modificación, llegó otro gol de Chile que fue anulado por Pitana a instancias del VAR. Fue una acción que terminó en gol de Arturo Vidal pero en la previa el balón pegó en la mano de Maripán y el árbitro argentino decidió no convalidar el tanto.

Allí se produjo el ingresó de Duvan Zapata en lugar de Falcao y Luis Díaz por Roger Martínez, mientras que en Chile entró Esteban Pavez en lugar de Fuenzalida. Ninguno de los cambios modificó el curso de un partido en el que Chile mereció un poco más y donde los minutos se consumieron entre rechazos, agresivos duelos individuales y balones aislados.

El boleto a las semifinales se definió en los penales. James y Vidal iniciaron la serie convirtiendo sus respectivas ejecuciones con mucha jerarquía. También remataron con éxito Ediwn Cardona, Eduardo Vargas, Cuadrado y Pulgar. Después fueron Yerri Mina y Charles Aránguiz quienes anotaron para sus respectivos equipos. Tesillo falló el quinto y Alexis Sánchez decretó el triunfo.

De esta forma, el elenco trasandino sigue camino a la defensa su bicampeoanto (títulos en 2015 y 2016). Su próximo escollo será en las semifinales del próximo miércoles 3 de julio en Porto Alegre, cuando se enfrente ante el ganador del duelo entre Uruguay y Perú (se enfrentan este sábado en Salvador de Bahía).

Formaciones: