El abrazo sentido del equipo en el gol de Agüero, el de la tranquilidad (Foto: REUTERS/Henry Romero)
El abrazo sentido del equipo en el gol de Agüero, el de la tranquilidad (Foto: REUTERS/Henry Romero)

Argentina logró quitarse la mochila de la presión: cuando los fantasmas de una posible eliminación rodeaban a la Selección, afloró la jerarquía (sobre todo de los hombres de mitad de cancha hacia adelante) y le ganó 2-0 a Qatar, gracias a los goles de Lautaro Martínez y Sergio Agüero. Así, el combinado nacional se medirá el vienres frente a Venezuela, por los cuartos de final de la Copa América.

Franco Armani (6): aunque lo exigieron poco, brindó seguridad y tapó la más clara de Qatar, el globo que intentó el 10 Al Haydos, jugada que luego fue anulada por fuera de juego.

Renzo Saravia (5): en los primeros minutos, cuando jugó liberado, fue su mejor momento en su pasaje al ataque. Volvió a incursionar en ofensiva en la segunda parte. En la marca, con altibajos.

Juan Foyth (5): le sobra técnica, pero a veces padece el exceso de confianza. en una mala salida casi le regala el gol a Qatar. Fue amonestado y cometió dos faltas infantiles que le ofreció tiros libres riesgosos al adversario.

Foyth, de rendimiento irregular frente a Qatar (Foto: Carl DE SOUZA / AFP)
Foyth, de rendimiento irregular frente a Qatar (Foto: Carl DE SOUZA / AFP)

Nicolás Otamendi (6): se perdió un gol en la boca del arco, pero se mostró firme de arriba y de abajo. Las desprolijidades surgieron a la hora de salir con pelota dominada, un tema a revisar en la Selección.

Nicolás Tagliafico (5): se complicó en algunas salidas y con la proyección de Abdelaziz Hatim, sobre todo cuando superó la barrera que le proponía Lo Celso. Con el ingreso de Acuña, se liberó.

Rodrigo De Paul (7): volcado sobre la izquierda, se cerró para ofrecerle pase a Messi. Preciso e inquieto, a pesar de no estar acostumbrado, realizó el extenuante ida y vuelta de un carrilero.

Leandro Paredes (6): fue el futbolista más retrasado de un mediocampo que se ubicó en territorio adversario, se esforzó en la marca y buscó ser la primera puntada del equipo. Cuando salió limpio, Argentina mostró su mejor versión.

Giovani Lo Celso (4): se ofreció como socio de Messi y también aportó en la presión, ante la cantidad de futbolistas de manejo que acumuló Scaloni. Sin embargo, a sus espaldas, Abdelaziz Hatim supo lastimar. Y el desgaste le restó brillo.

A pesar de que sólo logró imponer su desequilibrio individual por momentos, se hizo cargo de la conducción del juego (Foto: REUTERS/Diego Vara)
A pesar de que sólo logró imponer su desequilibrio individual por momentos, se hizo cargo de la conducción del juego (Foto: REUTERS/Diego Vara)

Lionel Messi (6): desde el gesto de saludar uno a uno a sus compañeros en la previa del partido exhibió disposición de líder. No brillo, pero bajó a hacerse del balón en el rol de armador, le regaló una asistencia a Agüero y buscó desequilibrar en el mano a mano. Erró un remate desde adentro del área impropio para su talento.

Sergio Agüero (6): Lideró el pressing junto a Lautaro Martínez para liberar a Messi. Falló un mano a mano en el primer tiempo tras cesión de la "Pulga", mostró movilidad y buscó meterse en el sistema de armado. Tuvo varias situaciones de gol en la etapa final; se redimió a nueve minutos del epílogo con el remate ajustado y cruzado que provocó el desahogo de Argentina.

Lautaro Martínez (7): a los 3 minutos, demostró por qué no debió haber salido frente a Venezuela; olfateó el error de Bassam y abrió el marcador. Luego, inquietó, empujó y se sacrificó para marcar la salida. Jugó muy bien de espaldas; Scaloni lo reemplazó por Dybala cuando no se lo notaba cansado, aunque venía arrastrando el traumatismo en el glúteo.

Marcos Acuña (7): muy interesante ingreso del "Huevo" en su posición natural (en el ciclo anterior como en este se obstinaron en emplearlo como lateral). Cerró el carril izquierdo, el preferido de Qatar para atacar en el primer tiempo, y atacó el vacío permanentemente.

Paulo Dybala (6): buena entrada del hombre de la Juventus para usufructuar el cansancio de los qataríes. se asoció, tuvo desequilibrio individual y participó de varias jugadas en ofensiva.

Germán Pezzella: entró sobre el final, para asegurar el score.

Scaloni tuvo una buena lectura en el cambio de Acuña por Lo Celso, que preparó desde la primera etapa, cuando mandó al “Huevo” a realizar el precalentamiento (Foto: Carl DE SOUZA / AFP)
Scaloni tuvo una buena lectura en el cambio de Acuña por Lo Celso, que preparó desde la primera etapa, cuando mandó al “Huevo” a realizar el precalentamiento (Foto: Carl DE SOUZA / AFP)

Lionel Scaloni (6): acertó al fin en juntar los pies sensibles en ofensiva, a partir de los beneficios que le habían reportado en el inicio de la segunda etapa frente a Paraguay. Le quedó como deuda buscar mayor equilibrio en el retroceso: ante un rival de otros quilates, los espacios que ofreció en la primera etapa, los pagará. Otro punto a favor: el ingreso de Acuña por Lo Celso.

SEGUÍ LEYENDO: