Argentina estaba en su mejor momento. Después del apático primer tiempo que tuvo el equipo de Lionel Scaloni, con un bajo rendimiento en todos sus futbolistas, el ingreso de Rodrigo de Paul generó un revulsivo en el seleccionado. Con el jugador de Udinese por izquierda, en lugar de Ángel Di María, el número 16 se asoció con el capitán argentino y el equipo pisó el área defendida por David Ospina.

Cuando iban 15 minutos del complemento, Messi tomó la pelota en el costado derecho del campo colombiano. Después de hacer un regate, recibió una patada de James Rodríguez a la pasada, hasta que apareció Juan Cuadrado y lo taló con furia, provocando el enojo de los jugadores argentinos.

Messi, otra vez intentó ser el líder de un equipo que no lo acompañó (REUTERS/Luisa Gonzalez)
Messi, otra vez intentó ser el líder de un equipo que no lo acompañó (REUTERS/Luisa Gonzalez)

El primero que llegó, antes del árbitro Tobar, fue Giovani Lo Celso, que se le puso cara a cara al mediocampista de la Juventus. Segundos después que Cuadrado fue amonestado por el juez chileno, aparecieron varios futbolistas argentinos, entre ellos de Paul, Paredes, Agüero y Otamendi. Entre los colombianos, Wilmar Barrios empezó a los manotazos para frenar el embate de los compañeros de Messi, que mostraron su indignación contra la dura falta que recibió el 10.

En el arranque de la segunda etapa se vio lo mejor del capitán de la Selección. Porque pudo conectar con Lo Celso, Paredes y de Paul. A pesar de intentar y buscar el espacio, Barrios fue un espejo para el futbolista del Barcelona: siempre lo esperó en zona, y cuando el volante ofensivo recibió la pelota, le hizo marca personal, lo sometió y lo obligó a desprenderse del balón, rápidamente.

Como ya había sucedido en el partido contra Irán en la fase de grupos del Mundial Brasil 2014, Carlos Queiroz armó una telaraña para cuidarse de los arranques de Messi. Con un planteo que incluyó una línea de cuatro defensores centrales -Stefan Medina Ramírez, Yerry Mina, Davinson Sánchez, William Tesillo- y el ex volante de Boca, hoy en el Zenit de Rusia, como estandarte en el quite, la selección colombiana superó al equipo argentino en la planificación táctica.

Ya pasó la patada de Cuadrado contra Messi y se armó el encontronazo entre los jugadores de Argentina y Colombia (Raul ARBOLEDA / AFP)
Ya pasó la patada de Cuadrado contra Messi y se armó el encontronazo entre los jugadores de Argentina y Colombia (Raul ARBOLEDA / AFP)

En aquella oportunidad, el 10 apareció en el final del partido para darle el triunfo a la Selección en el Mineirão, de Belo Horizonte. En esta oportunidad, cinco años después y en el Fonte Nova de Salvador de Bahía, no hubo salvador para Argentina. Messi buscó pero rebotó ante una Colombia que se quedó con una victoria importante en el estreno de la Copa América.

SEGUÍ LEYENDO: