La revancha de la semifinal del Reducido de la B Nacional se jugó bajo un clima de tensión y nerviosismo. Tras la victoria del equipo del norte en el primer choque (2 a 1), el desquite disputado en el estadio Tres de Febrero fue tan intenso como emotivo.

El gol de Nahuel Luján puso a la visita en ventaja y la conquista generó mucha preocupación y constante malestar en el combinado liderado por Gastón Esmerado.

La pierna fuerte, la agresión y la violencia fueron los recursos más empleados por el Tricolor para llegar al empate. Por lo tanto, cuando Leandro Acosta cometió una infracción merecedora de una cartulina  amarilla, el árbitro Andrés Merlos decidió expulsar al atacante por los constantes reclamos desmedidos que realizó luego de cometer la falta.

En ese instante se dio uno de los hechos más insólitos del partido. Cuando el juez sacó la tarjeta roja, el Burrito Martínez, quien tiene una larga experiencia por su pasado en Boca y Vélez entre otros equipos,  simuló un supuesto codazo de la autoridad. Una escena que se replicó en las redes sociales generando una catarata de burlas.

A pesar de la inferioridad numérica, Almagro llegó al empate a través de Lucas Piovi. Sin embargo, en el cierre del duelo Javier Rossi le puso cifras definitivas para que Central Córdoba celebre el 2 a 1 y avance a la final del certamen, donde espera Sarmiento de Junín, un rival que en su serie eliminó a Independiente Rivadavia de Mendoza con un golabal de 3 a 0. En la Superliga hay una plaza que llegará desde el norte. Habrá que esperar para ver si es del país o de Buenos Aires.

Tras la derrota, el presidente de la entidad de José Ingenieros se expresó en su cuenta de Twitter y tildó de ladrón a Merlos, por su floja actuación en el decisivo cotejo del ascenso.

Seguí leyendo