El momento de mayor expectativa durante la ceremonia

El sorteo de los octavos de final de la Copa Libertadores determinó que River se medirá ante Cruzeiro y Boca volverá a enfrentarse con Atlético Paranaense, uno de sus adversarios en el Grupo G. Así, si los dos equipos continúan su camino en la competencia, sólo podrá haber Superclásico en las semifinales. El posible cruce se había adueñado de la ceremonia desarrollada en el Centro de la Convenciones de la Conmebol: el recuerdo fresco de la Superfinal que ganó el "Millonario" en diciembre de 2018 alimentaba la expectativa.

La de River fue la primera bolilla en asomar durante el sorteo que llevaron a cabo Juan Fernando Quintero, Roque Santa Cruz y Fred. En ese instante, las cámaras enfocaron el semblante de Rodolfo D'Onofrio, presidente de la institución de Núñez, quien mantuvo el gesto serio. Y luego, antes de que saliera la bolilla de su rival, la transmisión se quedó con la reacción de Daniel Angelici, titular del "Xeneize", quien al verse en el centro de la escena esbozó una sonrisa amplia y se ruborizó. Finalmente, apareció el nombre de Cruzeiro, ganador del Grupo B (junto con Palmeiras, el equipo que más puntos cosechó). Y quedó desestimada la posibilidad de un cruce en la última semana de junio y principios de agosto, cuando está previsto que se disputen los octavos de final.

Así, el campeón defensor deberá superar a Cruzeiro y al vencedor de la llave que protagonizarán San Lorenzo y Cerro Porteño para acceder a semifinal, donde puede toparse con Boca. Y el conjunto dirigido por Gustavo Alfaro tendrá que sortear al duro Atlético Paranaense (perdió 3-0 y se impuso 2-1 en los cruces de la zona G) y al ganador de la serie entre Liga de Quito y Olimpia de Paraguay para aspirar al Superclásico. Las semifinales están pautadas para fines de septiembre y principios de octubre.

El cuadro del certamen continental más importante
El cuadro del certamen continental más importante

"Fue tanta la energía que pusimos todos en el Boca-River, en esa final… Si se da, se da, es el sorteo Acá la cuestión es llegar a la final y ahí veremos quién aparece. Y para eso hay que ganar los partidos que nos quedan. Va a ser una Copa brava otra vez", había dicho D'Onofrio sobre un hipotético cruce. "Es azaroso. Si vos querés llegar a la final tenés que jugar con todos, te toque quien te toque. Queríamos clasificar primeros y lo pudimos lograr. Todo lo que hablemos es especulación", había señalado Angelici. Pues bien, el Superclásico tendrá que esperar…

SEGUÍ LEYENDO: