"Para ser campeón hoy hay que ganar", gritan los hinchas cuando su equipo está cerca de coronarse en algún torneo. Pero para sumar de a tres, llegar a esa instancia y poder finalmente dar la tan ansiada vuelta olímpica, es necesario que los protagonistas realicen un esfuerzo invisible ante los ojos de los fanáticos que solamente ven el resultado de un trabajo que conlleva prácticamente toda una vida.

En la consagración de Racing, que se selló este domingo por la noche con el empate 1-1 ante Tigre en Victoria, uno de los futbolistas del campeón demostró qué es lo que deben atravesar los jugadores para poder debutar en Primera, afirmarse en un equipo y ser parte de un elenco que se corone como el mejor de un torneo.

Matías Zaracho, quien tiene apenas 21 años, forma parte del plantel desde 2016, pero en esta última etapa con Eduardo Coudet como entrenador de la "Academia" ha logrado afianzarse en el 11 titular. El joven de Wilde ha protagonizado grandes actuaciones a lo largo de este certamen que lo depositaron en la selección argentina, en los amistosos de marzo ante Marruecos y Venezuela. Esta sucesión de grandes noticias provocaron un desborde emocional que se destapó en plena entrevista con TNT Sports.

El mediocampista rompió en llanto cuando mencionó a su familia y agradeció a sus seres queridos por haberlo apoyado cuando él apenas era un adolescente que soñaba con convertirse en profesional. "Primero se me pasa mi familia que siempre estuvo ahí desde el primer momento que empecé a jugar. A mi mamá, mi papá, mis hermanos, mis amigos que siempre estuvieron ahí, la verdad que se lo dedico a ellos. A mi hija también, que es por quien peleo. La verdad es que estoy muy emocionado y no puedo explicar lo que siento", relató entre lágrimas.

Zaracho, como tantos otros jóvenes que añoran con triunfar en el fútbol argentino, tuvo que pasar muchos años jugando en inferiores, desconociendo si ese tiempo invertido daría resultados a futuro. "He pasado por muchas cosas, las veces que iba a entrenar lloviendo en colectivo y siento que está dando fruto todo… se me están cumpliendo sueños, como el de la Selección", valoró emocionado.

La entrevista fue interrumpida rápidamente porque al mediocampista le costaba hablar debido a la visible angustia que manifestaba.

Seguí leyendo: