Los números confirman que Cristian Ferreira es cosa seria. El mediocampista ofensivo, de apenas 19 años, alcanzó en Tucumán su decimocuarto partido en Primera. Anotó cinco goles. Marcelo Gallardo encontró en el juvenil una pieza de recambio para suplir la partida de Gonzalo Martínez y al lesionado Exequiel Palacios. Frente a Atlético, en el triunfo de su equipo 1-0 que lo metió en zona de clasificación a la Copa Libertadores 2020, volvió a exhibir un muy interesante nivel, anotando un tanto clave, regalando lujos y cerrando su noche con una curiosa dedicatoria.

El cordobés convirtió el único tanto del encuentro, a los 19 minutos de la primera parte: Matías Suárez desbordó a pura gambeta por izquierda, envió el centro que se desvió en un rival, el balón se levantó, pelearon por él Lucas Pratto y un defensor, y derivó en Ferreira que, con un remate seco, firmó la conquista.

Luego, dejó detalles de su habilidad. A los 32 minutos de juego, le entregó un pase filtrado a Pratto, que el Oso no logró usufructuar. A los 14′ de la etapa complementaria, dibujó una doble pisada en el área y luego se tiró, pero el árbitro Abal no compró la actuación (el juez omitió un claro penal a Scocco en el inicio del encuentro). Y, a los 23′, volvió a probar desde afuera del área, ya una especialidad de la casa, y la pelota pasó cerca.

La conquista del mediocampista ofensivo

Marcelo Gallardo, siempre atento a su evolución, le pidió en varios pasajes de la segunda parte, cuando Atlético apremiaba, que bajara las revoluciones y pensara unos segundos antes de tomar decisiones. Lo terminó reemplazando por Ignacio Fernández, a los 28 minutos del complemento. "Está en una buena racha goleadora, hay que aprovecharlo. Está haciendo un buen trabajo porque viene creciendo con sus compañeros. Nos brinda la posibilidad de acomodarse a diferentes posiciones; tiene gol y eso es importante", lo elogió el Muñeco.

"Les agradezco a los hinchas, al cuerpo técnico y a mis compañeros por su apoyo, me dan aliento para ir para adelante y eso da confianza. Uno trata de mejorar día a día, con humildad y trabajo. Tengo que seguir por este camino, tengo mucho por delante", señaló el joven que llegó a River a los 9 años, en inferiores era comparado con Manu Lanzini y, antes de debutar en la élite, ya tenía una cláusula de 15 millones de dólares.

Las declaraciones del juvenil tras la victoria en Tucumán

Cuando estaba en las divisiones menores, en sus primeros tiempos en el club, extrañaba mucho a su familia. Logró seguir adelante con la complicidad de una tía que vivía en Buenos Aires, a cuya casa solía ir en los peores trances de nostalgia. Pues bien, Ferreira se acordó de ella de un modo muy particular. "Mi tía influyó mucho. Cuando era chiquito y estaba en la pensión, a veces me iba a lo de mi tía y no quería volver. Le mando saludos, hace unos guisos muy ricos, me quedó pendiente decirlo la otra vez", elaboró una dedicatoria gastronómica. El combustible del "guiso", entonces, lo transformó en la gran aparición de este River.

SEGUÍ LEYENDO: