La delegación cordobesa dejó el vestuario tal cual lo recibió (Foto: Talleres oficial)
La delegación cordobesa dejó el vestuario tal cual lo recibió (Foto: Talleres oficial)

Las cosas empiezan y terminan en el terreno de juego. La frase se repite hasta el hartazgo en el mundo del fútbol pero pocas veces es tomada como un paradigma para encauzar el comportamiento. Talleres de Córdoba dio un verdadero ejemplo en Brasil con una costumbre que sigue poniendo en práctica durante el 2019.

Al finalizar el 0-0 por el duelo de vuelta ante San Pablo que clasificó al combinado cordobés a la siguiente etapa de la Copa Libertadores, los integrantes de la delegación de la "T" dejaron el vestuario tal cual lo recibieron.

Este gesto no fue simplemente hecho en el mítico Estadio Morumbí, es algo que la entidad viene llevando a cabo desde hace algunos años. Ya en marzo del 2017 había despertado la atención de medios europeos que catalogaron a Talleres como "los Don Limpio del fútbol", tras dejar impecable el camarín del Monumental.

Los regalos para el San Pablo (Foto: Talleres oficial)
Los regalos para el San Pablo (Foto: Talleres oficial)

"Dejar limpio cada vestuario, una expresión de nuestros valores", señala el artículo que publicó el club sobre este tema en la web oficial. "En este 2019 continuamos con nuestras buenas costumbres y hábitos. Dejar el vestuario visitante en las mismas buenas condiciones que lo recibimos es un gesto en donde expresamos nuestra identidad. Es un expresión de nuestros valores como Institución, un detalle de respeto, Fair Play y humildad. Una consigna para todos nuestros equipos en todas las canchas. Ya sea en los partidos de Primera, Reserva o Divisiones Inferiores", agregan.

Además de la limpieza del lugar, la "T" les dejó un presente a sus pares brasileños: la revista oficial, un libro con la historia de la entidad, un mate y un mensaje de agradecimiento.

Seguí leyendo: