Primera presentación de Boca en la Bombonera, su hogar, luego de la derrota del equipo en la final de la Copa Libertadores frente a River. Primer testeo popular respecto de aquel golpe en el duelo contra Godoy Cruz. Y los hinchas "hablaron" a su modo, con aplausos u ovaciones a los jugadores que no perdieron el cariño a pesar del duro tropiezo. Y con repudio en otros casos.

El momento en el que por altoparlantes anunciaron la formación del elenco que ahora conduce Gustavo Alfaro, reemplazante de Guillermo Barros Schelotto, resultó el termómetro ideal. Allí, hubo crédito abierto para los nuevos, como Campuzano y Marcone, aplausos para Carlos Tevez, también reconocimiento para Cristian Pavón (aunque con algún silbido entremezclado) y una ovación marcada para uno de los futbolistas: Darío Benedetto.

El delantero, uno de los nombres destacados en la Superfinal, escuchó el "Olé, olé, olé, olé, Pipaaa, Pipaaa", un respaldo intenso, que se redobló a los dos minutos, cuando intentó un lujo desde afuera del área y todo el estadio se incendió las palmas para reconocérselo. Ni hablar cuando conquistó el 1-0, de penal, y reeditó su festejo con la lengua afuera.

Otro que fue aclamado cuando ingresó fue Mauro Zárate. El atacante ex Vélez no tuvo lugar en la final en Madrid y viene de redondear una gran actuación frente a San Martín de San Juan.

Antes del encuentro, el enojo de los hinchas se enfocó en la Comisión Directiva y los cánticos apuntaron contra Daniel Angelici, titular del club. Vale recordar que a fin de año hay elecciones en el Xeneize.

SEGUÍ LEYENDO: