Boca arrancó el 2018 sabiendo que el bicampeonato de la Superliga estaba cerca. No vendió, se reforzó, creció económicamente, se valorizo, invirtió, hizo todo, todo para que éste sea su año. Sin embargo, llegando mejor en todo sentido a la superfinal de Mendoza en marzo recibió el primer mazazo. River lo venció 2-0 y se quedó con el título. Levantó el pagaré que adeudaba desde 1976 y así, en finales, se pusieron 1-1.

El andar del torneo no sufrió grandes modificaciones y el equipo de los mellizos se quedó con una nueva estrella local, festejando como solo Boca puede hacerlo. Los dos siguieron con vida en la Copa con un andar más sencillo para los de Nuñez que para los de la ribera. Pero ambos pasaron a los octavos.

Llegó el Mundial de Rusia, pensábamos llegar lejos, pero nos fuimos rápido: vimos una de las peores selecciones de la historia. Un grupo de nenes caprichosos que pensaron más en el bien individual que en el general. Todavía no sabemos bien porque nadie quiso explicarlo. Messi no habló, Sampaoli se fue y Tapia escondió. Fue una gran desilusión que agiganta la espera que ya lleva 32 años, y vamos para 36.

Argentina quedó eliminada del Mundial en octavos de final (AFP)
Argentina quedó eliminada del Mundial en octavos de final (AFP)

Volvimos de la Copa del Mundo y nuevamente a lo nuestro. Independiente campeón en Japón, Racing sólido puntero de la liga y Rosario Central campeón luego de 31 temporadas. Pero se venía lo más fuerte: la final de la Libertadores entre los equipos más poderosos del continente.

Cinco previas, cinco jornadas, cinco historias. Sábado en la Bombonera, suspendido por lluvia. Domingo en la Boca, resultado 2-2. Sábado en River, suspendido por incidentes. Domingo en Núñez, postergación. Para terminar en Madrid, en el Santiago Bernabéu. Pareció una película escrita por el guionista más fanático de los millonarios.

River venció a Boca y se consagró campeón de la Copa Libertadores (AFP)
River venció a Boca y se consagró campeón de la Copa Libertadores (AFP)

Sufrir y sufrir para después gozar. Campeones en Europa del torneo más importante de América ante el clásico rival. Soñada, heroica, inigualable victoria 3-1 para ganar la cuarta Copa Libertadores. River y dos títulos, los dos ante Boca. Boca, la Superliga y dos finales perdidas. Boca pudo ser campeón tres veces y consiguió una. En una final llegaba mejor, en la otra iba ganando hasta faltando 25 minutos. River pudo quedarse sin nada y ganó dos. Parecía el año de Boca, pero fue el de River.

SEGUÍ LEYENDO: