(Adrian Quiroga/Infobae)
(Adrian Quiroga/Infobae)

La resaca por los festejos del histórico título conseguido en la Casa Blanca del Real Madrid ya pasó. La victoria por 3 a 1 ante Boca consagró a River como amo y señor de la Copa Libertadores y su sueño de conquistar el globo continúa en el Mundial de Clubes que se desarrollará en Abu Dabi.

Los momentos de tensión se transformaron en la máxima expresión de alegría cuando el Pity Martínez le puso cifras definitivas a la Superfinal. Sin embargo, Marcelo Gallardo no quiere desperdiciar la posibilidad de concluir el ciclo más exitoso de la historia del club con la gloria internacional ante (posiblemente) el Real Madrid.

En este sentido, el entrenador ideó partir rumbo a la capital de los Emiratos Árabes Unidos el martes por la tarde (hora de España) en un vuelo chárter directo, para evitar las escalas que habitualmente hacen las aerolíneas de línea en Jordania.

Las 7 horas que demandará el viaje, depositará al plantel argentino en territorio asiático el 12 de diciembre, día en el que comenzará el Mundial de Clubes con el encuentro que protagonizarán Team Wellington de Nueva Zelanda y Al Ain.

Como tres días más tarde el ganador de ese partido jugará ante el Esperanza de Túnez, los héroes de River tendrán una semana para preparar su presentación en el torneo que reúne a los campeones continentales. Su rival será el conjunto africano o el vencedor del cruce entre neozelandeses y locales.

Como la diferencia de jerarquía de los protagonistas deposita al Millonario como máximo favorito a quedarse con el boleto a la final, en el choque decisivo (pautado para el 22 de diciembre) podría esperar el Real Madrid, que para acceder a dicha instancia deberá vencer al ganador del cruce que protagonizarán Kashima Antlers de Japón y Guadalajara de México. Napoléon quiere adelantar la Navidad, y la consagración en el Santiago Bernabéu alimenta las esperanzas de la Banda.

Seguí leyendo