El micro de Boca (Julieta Ferrario)
El micro de Boca (Julieta Ferrario)

El regreso a la Argentina en vuelo chárter estaba previsto sin importar cuál fuera el resultado en el Santiago Bernabéu. Si se lograba el objetivo, el retorno servía para celebrar con el pueblo del Xeneize. En caso de sufrir una derrota, había que volver porque ya nada quedaba por hacer.

El 3 a 1 que consagró a River en la Casa Blanca del Real Madrid dejó a Boca con un mar de dudas. Sin compromisos en lo que queda del año, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto llegó al país pasado el mediodía y cerró el calendario de forma abrupta e inesperada.

El plantel tuvo una celosa custodia (Julieta Ferrario)
El plantel tuvo una celosa custodia (Julieta Ferrario)

A 12 puntos de Racing en la Superliga (tiene 2 partidos menos que el líder), el plantel de la Ribera deberá reconstruirse para el próximo año. Además, la posible salida del entrenador a la MLS de Estados Unidos obligaría a Daniel Angelici a buscar un reemplazante del DT.

Si bien todavía no hay nada en concreto, los nombres de Gustavo Alfaro y Gabriel Heinze ya suenan en los pasillos de la Bombonera. Otros protagonistas que ponen en duda su continuidad para 2019 son jugadores históricos que no estuvieron a la altura de las circunstancias.

Tal vez el caso más resonante sea el de Fernando Gago, quien volvió a sufrir una nueva lesión en el tendón de aquiles y podría analizar la posibilidad de su retiro. Pablo Pérez y Carlos Tevez son los otros nombres que podrían emigrar con el dolor que representó la caída ante el Millonario.

Se montó un importante operativo de seguridad para recibir a Boca en Ezeiza (Julieta Ferrario)
Se montó un importante operativo de seguridad para recibir a Boca en Ezeiza (Julieta Ferrario)

Los contratos dolarizados y la devaluación que sufrió el peso argentino en el último tiempo también podría provocar la salida de los colombianos Edwin Cardona, Wilmar Barrios y Frank Fabra, junto con el experimentado delantero Mauro Zárate, quien también mostró disconformidad por la falta de minutos en cancha.

Si se concreta la transferencia de Lisandro Magallán al fútbol holandés y se suma la incógnita sobre lo que sucederá con Emmanuel Mas, en el Xeneize se esperan modificaciones radicales que deberían renovar los aires de una institución golpeada.

El cambio de era también podría darse en la dirigencia, ya que el propio Angelici había dicho que en Madrid se jugaba las elecciones. La Supercopa Argentina ante Rosario Central en el próximo verano podría significar el punto de partida para el renacer de la potencia sudamericana.

Seguí leyendo