Este domingo, los hinchas de River manifestaron su enojo por la decisión de la Conmebol de disputar la segunda Superfinal de Copa Libertadores ante Boca en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, España, a raíz de los incidentes ocurridos en los alrededores del estadio Monumental en la previa del partido que debió disputarse el pasado sábado 24 de noviembre.

Los simpatizantes del "Millonario" que concurrieron a la cancha ver el duelo ante Gimnasia de La Plata por la fecha 14° de la Superliga colgaron sus banderas al revés en símbolo de protesta.

(@TNTSportsLA)
(@TNTSportsLA)

Además, cantaron contra la barra brava y la silbaron en su ingreso por haber atacado al micro que traía al plantel de Boca para disputar la final, hecho que motivó la posterior reprogramación del encuentro. "Que se vayan todos, que no quede ni uno solo", fue una de las líneas que más fuerte sonó.

También hubo insultos y cánticos en contra de la Conmebol a raíz de su decisión de quitarle la localía a River y de trasladar el duelo a la cancha del Real Madrid.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, y Boca Juniors también fueron blanco de la bronca de los hinchas del "Millonario".  "El que no salta, abandonó" se escuchó varias veces y de manera masiva, dedicado al clásico rival.

(@TNTSportsLA)
(@TNTSportsLA)

River y Boca debían enfrentarse el sábado 24 de noviembre en el estadio Monumental por la vuelta de la final de la Copa Libertadores tras haber empatado 2-2 en la ida en la Bombonera. En la previa del encuentro, el micro del "Xeneize" fue atacado a piedrazos por hinchas del "Millonario" y algunos jugadores – entre ellos el capitán Pablo Pérez– resultaron heridos.

A raíz de estos incidentes, el partido fue postergado por 24 horas. Al considerar que los equipos no estaban en igualdad de condiciones, finalmente la Conmebol decidió no jugarlo y, días después, lo reprogramó para el próximo domingo 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu en Madrid, España.

SEGUÍ LEYENDO: