La imagen se pudo advertir en la segunda parte de la primera Superfinal de la Copa Libertadores disputada en la Bombonera. En el banco de suplentes, Carlos Tevez, sentado en el banco de suplentes entre Guillermo Barros Schelotto y su hermano Gustavo, escuchaba las indicaciones antes de ingresar en el Boca-River, que ya estaba 2-2. El Apache se levantó encendido, le palmeó la pierna al entrenador y se zambulló en el campo de juego, exhibiendo su mejor versión de los últimos tiempos; incluso asistiendo a Benedetto en la acción que casi desequilibra el duelo.

Ahora bien, ¿qué le dijo el entrenador a Carlitos para motivarlo? La lectura de labios permitió dilucidarlo. fue el diario As de España el que lo desentrañó. "La final es por lo que viniste", le recordó Guillermo, apuntando al sueño del delantero, de 34 años, cuando decidió regresar a la Argentina tras su fallido paso por China. "Ganalo", lo empujó Gustavo.

Tevez es gran candidato a reemplazar a Cristian Pavón, desgarrado, si es que Kichan no llega a recuperarse. Habrá que ver si el atacante acompaña en el tridente a Ramón Ábila y a Darío Benedetto, o continúa el colombiano Villa como titular. Por lo pronto, Guillermo ya sabe cómo motivarlo.

SEGUÍ LEYENDO: