Es una de las figuras de River y uno de los futbolistas más queridos por los hinchas. Con sus goles, representa una de las esperanzas del Millonario, que accedió a semifinales de la Copa Libertadores y de la Copa Argentina. Sin embargo, también tiene un lado oculto; un trabajo secreto que desempeña con la misma pasión con la que salta al campo de juego.

Ignacio Scocco, de 33 años, es atacante de River y también presidente del Hughes Football Club, equipo de su ciudad natal, a 150 kilómetros de Rosario. Fue elegido en marzo de 2017 para cumplir dicho rol en la institución, fundada en 1927 y con alrededor de 1.000 socios. Por sus obligaciones con el Millonario, conduce con la asistencia de un grupo de amigos y cercanos, entre los que está… su mamá.

"Es mi lugar en el mundo, donde soy uno más, me olvido de todo y recargo energías para volver al trabajo de la semana", definió el propio Scocco en el portal Rosario Plus. Pues bien, el fin de semana, como no hubo actividad de fútbol de elite y Marcelo Gallardo les dio libre a los futbolistas del plantel de River, Nacho se hizo presente en Hughes. Y, como presidente multifunción, se puso al hombro el buffet y fue filmado vendiendo… choripanes.

Scocco, en las instalaciones del club que preside
Scocco, en las instalaciones del club que preside

El registro fílmico se hizo rápidamente viral a través de la cuenta de Twitter @Estoesriver. En las redes sociales, los fanáticos subrayaron su pasión poco conocida. Y, lógicamente, le pidieron goles para el encuentro del martes ante Gremio, por Copa Libertadores.

SEGUÍ LEYENDO: