La serie entre San Lorenzo y Deportes Temuco tomó una temperatura que jamás se hubiese esperado cuando sucedió el sorteo. Todo se desató luego de que el equipo argentino consiga ganar la serie de ida –tras perder en cancha– reclamando la mala inclusión de un rival. La bomba estalló durante la conferencia de prensa posterior al partido de vuelta que encabezaron el arquero Nicolás Navarro y el entrenador Claudio Biaggio.

Lejos de bajar la tensión, el presidente Marcelo Salas –ex figura de River en su etapa como futbolista– se hizo presente ante los medios para lanzar una contundente respuesta contra los referentes del equipo rival, quienes se pelearon con los periodistas chilenos y denunciaron haber sufrido hechos de violencia.

"Que revisen las cámaras para ver cómo estaba escupiendo a nuestra gente cuando salió. Entonces, si va a hablar, si va a llorar por cámara, que él también revise un poco lo que hizo antes. Entraron acá, y entró escupiendo a toda la gente del cuerpo técnico. Entonces, provocan y después se quejan", afirmó el máximo directivo del Deportes Temuco.

San Lorenzo cayó 2-1 en Argentina y 1-0 en Chile, pero la Conmebol decidió darle por ganado el duelo de ida 3-0 a raíz del incumplimiento del reglamento de Temuco. Por ende, esa diferencia le permitió acceder a los octavos de final del certamen continental.

"Nosotros nos hemos caracterizado por tener un estadio familiar, que se ha comportado muy bien. Hemos recibido premios y mucho reconocimiento. Aplausos por cómo se comporta la gente en Temuco. Creo que con todo lo que está pasando y todo lo que pasó, se comportaron bien", justificó el "Matador", que tuvo dos etapas con la camiseta de River (1996/1998 y 2003/05).

Salas se dedica al aspecto dirigencial desde el 2013 y actualmente preside a esta institución de la ciudad donde nació, que está ubicada a más de 600 kilómetros de Santiago de Chile. "Afuera obviamente uno no puede controlar eso que pasó del bus y algo más. Nosotros estábamos en Paraguay cuando nos informaron", alegó el directivo de 43 años, sobre la seria agresión que recibió el micro del "Ciclón" en la previa del cotejo.

Salas se dedica al aspecto dirigencial desde el 2013
Salas se dedica al aspecto dirigencial desde el 2013

Sin mostrar una autocrítica, sentó postura sobre lo ocurrido y el accionar del público: "Creo que adentro cumplieron mucho para lo que pasó, cómo nos sacaron los puntos, cómo se comportaron ellos también provocando a la gente. Creo que no pasó nada…".

Previamente, Navarro había tenido un tenso intercambio con los cronistas chilenos. "Nosotros no hubiéramos mandado a nuestra hinchada a tirarle piedras y monedas durante todo el partido. No vi un policía. Somos colegas igual que ellos. Fue un error y se agarraron con San Lorenzo. No teníamos predio para ir a entrenar, nos quisieron suspender el hotel para concentrar, sufrimos insultos y le abrieron el ojo al profe nuestro. A mí me daría vergüenza eso", disparó el futbolista argentino de 33 años.

Lo cierto es que el "Ciclón" disputará los octavos de final contra Nacional de Uruguay gracias a la mala inclusión del argentino Jonathan Requena en el partido de ida. Los chilenos utilizaron al futbolista de 22 años en el complemento del encuentro inicial e infringieron el reglamento, ya que se encontraba inhabilitado tras haber sido parte de la lista de buena fe de Defensa y Justicia durante la primera fase.

Seguí leyendo: