Había pasado cerca de una hora de la victoria de Cruz Azul 1-0 ante Tigres de Monterrey, equipo en el que Nahuel Guzmán, arquero de la Selección en el último Mundial, es uno de los referentes. Pedro Caixinha, entrenador portugués de la Máquina Cementera, se aprestaba a brindar su conferencia de prensa, cuando el Patón pasó por detrás de los medios que atendían la rueda de prensa e inició un feroz cruce que sorprendió a todos los presentes.

"¡Bobo, irrespetuoso!", le gritó el arquero, de 32 años, al pasar, mientras Caixinha hacía declaraciones. "Muy buenas noches Nahuel, si tienes algo que decirme, ven y dímelo de frente", devolvió la pelota el técnico. "Ya te lo dije, eres un irrespetuoso", sostuvo la tensión el Patón. "Cuidate mucho y buen viaje de regreso", lo aguijoneó el orientador de Cruz Azul.

¿Por qué el nivel de virulencia, más allá del resultado adverso para Tigres en el encuentro por la Liga de México? Caixinha, provocador, había declarado el viernes que el conjunto de Monterrey "no es grande" y había relativizado el éxito del equipo en los últimos cinco años (cosechó ocho títulos).

"Tiene una plantilla riquísima, está muy bien dirigido. El Tuca Ferretti es el entrenador referente en el fútbol mexicano desde que yo llegué, y eso te permite poder tener ese poder adquisitivo de comprar y tener a los mejores jugadores. Pero de ahí a ser considerado un grande, desde mi perspectiva, no eres más", fueron las palabras de Caixinha que generaron resquemor en Tigres. Guzmán, en consecuencia, reaccionó. Y se generó un feroz cruce mediático que se transformó rápidamente en viral.

SEGUÍ LEYENDO: