Fue uno de los equipos más recordados de la historia de River. Diez años después de la consagración continental el Millonario volvió a levantar la Copa Libertadores gracias a la conformación de un plantel que reunía juventud y experiencia. Calidad individual y colectiva. Estrellas que brillaron a lo largo de un torneo que culminó con la gloria.

Tras superar a San Lorenzo, Caracas y Minervén (los dos últimos de Venezuela) en la fase de grupos, el Millonario derrotó en los octavos de final al Sporting Cristal de Perú, para volver a enfrentar al Ciclón en la instancia siguiente.

En semifinales la víctima fue Universidad de Chile, y en el último compromiso el conjunto del Pelado Díaz revirtió la caída sufrida en Colombia para imponer con el 2 a 0 el delirio en el Monumental.

Seguí leyendo