Nick Kyrgios es un excelente tenista australiano ubicado en el puesto número 19 del ranking de la ATP. Pero más allá de eso es un personaje que se destaca por hacer todo tipo de excentricidades.

Este sábado, en un descanso en su partido de semifinales ante el croata Marin Cilic donde cayó por 7-6 (7-3) y 7-6 (7-4), el australiano simuló masturbarse utilizando una botella de agua.

Por ese gesto, la ATP lo sancionó con una multa de 15 mil euros por calificarlo como obsceno. Una cantidad insignificante comparada con los 105 mil euros que obtuvo por superar tres rondas en el torneo inglés.

REUTERS/Jason Lee
REUTERS/Jason Lee

Cabe recordar que Kyrgios ya fue sancionado en 2016 con 25 mil euros y una suspensión de ocho meses por dejarse ganar un partido en el torneo de Shanghai en China.

Sin embargo, tiempo después, la sanción fue reducida a menos de un mes ante el pedido de disculpas del jugador y su promesa de tratarse por un psicólogo.