Nicolás Colazo se formó en Boca. Su pase pertenece al Xeneize, club al que tendrá que regresar al final de la temporada. Su esposa, Solange Rivas, también es fanática del club de La Ribera. Sin embargo, el mediocampista zurdo también es un profesional. Y le tocó cruzarse con el dueño de su ficha en el partido en el que el equipo de Barros Schelotto se consagró campeón.

La pareja, sin la batalla por el Gimnasia-Boca de por medio
La pareja, sin la batalla por el Gimnasia-Boca de por medio

Y Colazo, de 27 años, terminó transformándose en una de las figuras del primer tiempo en Gimnasia-Boca. Convirtió el 1-1, con una arremetida a los 32 minutos. Asistió con un pase filtrado a Dibble, en una oportunidad clarísima que tuvo el Lobo. Y pudo haber marcado el segundo, con un remate de media distancia, que tapó abajo Agustín Rossi.

En consecuencia, Colazo se transformó rápidamente en Trending Topic en Twitter. Y a su mujer le llovieron bromas en las redes sociales proyectando cómo puede ser la noche de la pareja ante los obstáculos que propuso el volante a la vuelta olímpica del Xeneize.

SEGUÍ LEYENDO: