(Télam)
(Télam)

En una conferencia de prensa breve y atípica, Humberto Grondona anunció que no seguirá como entrenador de Arsenal. Tras la derrota por 2-1 ante Independiente en la última fecha de la Superliga en el 2017, el DT hizo pública su salida con sorpresivas críticas al manejo institucional del club.

"Terminó mi contrato, no lo voy renovar ni quiero que me lo renueven", dijo Grondona, y, a la hora de hacer un balance de su año como entrenador del elenco del Viaducto, señaló: "Tuvimos un primer semestre muy bueno en el que logramos salvar la categoría. En el segundo no se lograron las expectativas que creíamos ni salir de la zona roja".

Grondona consideró que en Arsenal "queda un buen plantel" y dijo estar seguro de que "se va a salvar del descenso" (hoy está en la zona baja de la tabla de los promedios). "Cumplí un ciclo en mi casa, tengo ganas de irme, pero voy a estar permanentemente", avisó.

Inesperadamente, el DT se fue con duras críticas hacia el manejo institucional del club que fundó su padre, Julio Humberto Grondona, y que hoy preside su hermano, Julio Ricardo. "Si seguimos así, este club no va a estar muy bien.  Hay que cambiar un montón de cosas. Hay mucha vagancia en este club. Este club nunca se fue al descenso como otros, hay que tener mucho cuidado", alertó.

"Yo ya no estoy para luchar, me cansé, me quiero ir a mi casa con mis hijas. Voy a estar, voy a colaborar con mi hermano y con este plantel, pero desde el punto de vista técnico se terminó", concluyó Grondona, quien así se fue de Arsenal tras un año al frente del primer equipo.

LEA MÁS: