Lionel Messi sigue haciendo historia en el fútbol, al recibir su cuarta Bota de Oro (máximo goleador de Europa) y alcanzar a Cristiano Ronaldo en la cima de este galardón. Tras esta distinción, el futbolista concedió una nota al diario Marca, en el que contó detalles de su vida privada.

La Pulga llegó a Barcelona como un niño lleno de ilusiones, en búsqueda de concretar su sueño de triunfar en el fútbol. Hoy lo encuentra en el olimpo de este deporte y con una familia consolidada, formada por su esposa Antonela, sus hijos Thiago, Mateo y el que nacerá en los próximos meses.

(Facebook)
(Facebook)

"Es un cambio muy grande, se empiezan a ver las cosas de otra manera. Ser padre es lo más lindo que me ha pasado en la vida", sostuvo el capitán de la Selección argentina.

El deportista reconoció que sus días ahora se basan mucho en los niños. "Por la mañana los llevo al colegio y cuando regreso de entrenar prácticamente ya salimos para recoger a Thiago. Cuando sale del cole intentamos pasar ese rato juntos con Antonela y Mateo hasta la hora de la cena. Intentamos hacer cosas entre nosotros para pasar el tiempo", detalló.

(Splash News/The Grosby Group)
(Splash News/The Grosby Group)

Messi es una figura mundial, pero sus hijos aún no han tomado una real dimensión sobre quién es su padre. "Mateo mira raro cuando alguien se acerca a pedir fotos o autógrafos, no lo entiende. Thiago ya empieza a darse cuenta, más o menos, pero no del todo. Incluso en casa me ve y me dice Leo Messi, porque es lo que escucha de los amiguitos, todavía no lo entiende del todo", expresó.

Un punto importante dentro de su carrera fue el cambio de alimentación que realizó tras conocer a un médico italiano. "Me cuido en la comida desde hace años", reconoció. Sin embargo, aún mantiene un punto débil: "El chocolate es lo que más me cuesta. Incluso ahora, de vez en cuando peco con el chocolate".

"Soy una persona normal que intento hacer una vida familiar. Sí que es verdad que muchas veces me gustaría pasar más desapercibido y hacer una vida normal, sin pensar en que todo el tiempo están mirando todo lo que hago", concluyó Messi, dejando en claro que por momentos le gustaría ser una persona más, "un anónimo".

LEA MÁS: