"Son cosas que pasan en esta profesión. Hay que ponerle fecha a la operación y meterle con todo". Entero, con los ojos rojos, pero el mentón en alto. Darío Benedetto habló con los medios a la salida del sanatorio donde se practicó los estudios en la rodilla derecha que le entregaron el peor diagnóstico: en el clásico entre Boca y Racing, el delantero del "Xeneize" se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha y tendrá por delante una intervención quirúrgica y entre seis y ocho meses de recuperación. En consecuencia, no sólo lo pierde su equipo: quedó en serio riesgo su participación en el Mundial de Rusia 2018.

(Télam)
(Télam)

Sin embargo, a pesar del mal paso, Benedetto aceptó encarar los micrófonos y transmitir tranquilidad y optimismo: "Lo único que me importa es recuperarme lo más rápido posible para estar adentro de la cancha". Tal fue la entereza exhibida por el "Pipa", que sería operado el próximo jueves si la inflamación en la rodilla cede lo suficiente, que se retiró sacándose fotos con los fanáticos que se le acercaron en tal difícil momento.

"Tuve una sensación rara cuando caí. Esguince de rodilla había sufrido en mi carrera, pero es la primera lesión que tengo de este tipo", comentó sobre la acción que sucedió a los 37 minutos de la segunda parte del clásico. A los 27 años, el goleador de Boca encara un duro desafío que le planteó el destino. "Duele muchísimo, pero no queda otra que operarse y seguir trabajando", concluyó.

LEA MÁS: