La Selección dirigida por Jorge Sampaoli cayó por 4 a 2 ante Nigeria en el amistoso disputado en Krasnodar y volvió a encender la duda sobre el equipo y el estilo de juego del elenco nacinal.

Sin embargo, la goleada de los africanos no fue la única en el historial. En 2011, un combinado Sub 25 encabezado por Sergio Batista fue derrotado por el mismo rival. Fue 4 a 1 en Abuya, la capital de Nigeria.

Aquel 1° de junio, la Albiceleste utilizó tres jugadores que estuvieron presentes en la reciente paliza recibida en Rusia: Emiliano Insúa, Fernando Belluschi y Diego Perotti. Todos titulares hace seis años, todos ingresados desde el banco esta tarde.

Los once elegido por el Checho fueron: Adrián Gabbarini; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Federico Fazio, Insúa; Belluschi, Mario Bolatti, Alberto Costa; Nicolás Gaitán, Mauro Boselli y Perotti.

El encuentro sería recordado no solo por los tantos recibidos de Ikechukwu Uche (2), Nsofor ObinnaEmmanuel Emenike, sino además por la gran polémica que surgió una vez finalizado el partido.

Sobre el final del duelo, con una diferencia de cuatro goles, el árbitro de Niger, Ibrahim Chaibou, decidió adicionar cinco innecesarios minutos. Pero no sólo eso, sino que una vez cumplido el descuento, dejó que la acción continuara sin que hubiera ocurrido algo que lo ameritara.

Así fue que en el minuto 98, cuando Mauro Boselli se metió en el área y remató frente a la humanidad de un defensor, la pelota se desvió y el juez vio una mano inexistente, pitó y sancionó penal para que el delantero argentino marcara el descuento.

Por "casualidad", minutos antes una gran cantidad de usuarios de las casas de apuestas on line había apostado que ese cotejo iba a tener una emoción más en las redes.

La FIFA aseguró que investigaría el caso, pero el referí desapareció en acción y seis meses más tarde se retiró del arbitraje. En su prontuario figuran otros duelos dirigidos con situaciones igual de insólitas y sospechosas.

LEA MÁS