En el reestreno del Estadio Olímpico Luzhniki, uno de los escenarios principales que tendrá el Mundial de 2018, Argentina continúa su puesta a punto ante Rusia, el organizador del evento.

Los dirigidos por Jorge Sampaoli tuvieron los mejores acciones, pero siempre chocaron ante la seguridad de Igor Akinfeev. Tras una habilitación de Lionel Messi, Ángel Di María probó con un remate cruzado, pero el portero logró desviar el balón.

(EFE)
(EFE)

Unos pocos minutos más tarde, El Kun Agüero apiló rivales y desenfundó un violento remate desde afuera del área, que nuevamente el arquero controló.

A los 36, Agüero descargó con Eduardo Salvio, quien encaró y emitió un envenenado centro atrás para Lionel Messi, quien no llegó a tiempo a desviar. Un defensor rival se le anticipó para rechazar la pelota.

AFP
AFP

Sin embargo, la más clara llegó sobre el final. El Kun nuevamente volvió a ganar en el área y con una soberbia volea hizo volar a Akinfeev, quien de manera milagrosa y magistral evitó la apertura del marcador.

REUTERS
REUTERS

En el complemento, pese a que el conjunto local tuvo algunas opciones, nuevamente los albicelestes fueron los dueños de las mejore situaciones (Lionel Messi estuvo cerca de marcar un verdadero golazo). Pero recién a poco del final lograron romper el cerrojo de los de Stanislav Cherchesov.

El kun logró "sacarse la mufa" al capturar un rebote de su propio remate y con un cabezazo desatar la algarabía de los dirigidos por Jorge Sampaoli.

REUTERS
REUTERS

LEA MÁS: