Continúa la sangría de entrenadores en la Superliga: se despidió el quinto en seis fechas

Mario Sciacqua renunció en Olimpo de Bahía Blanca tras la última derrota ante Huracán. Se sumó a Matosas, Aguirre, Vivas y Méndez

A pesar de que sea un campeonato extenso que apunta a los proyectos de mediano y largo plazo, la sangría de técnicos persiste. La demanda de resultados se refleja a flor de piel en esta Superliga, en la que transcurridas seis jornadas ya se despidieron cinco entrenadores. El último fue Mario Sciacqua, tras la caída de Olimpo ante Huracán.

El conjunto de Bahía Blanca se jugaba una final por el descenso en su reducto y cayó con el Globo, que tomó aire en la tabla de promedios. Por eso, el estratega del Aurinegro brindó una conferencia de prensa junto al presidente Alfredo Dagna e hizo oficial su renuncia. "No es que me quedé sin fuerzas, no es una cuestión de estar caído en lo anímico, sino una decisión deportiva y futbolísitca", argumentó.

De esta manera, le siguió los pasos a Gustavo Matosas (reemplazado por Lucas Bernardi en Estudiantes de La Plata), Diego Aguirre (San Lorenzo mantiene a Claudio Biaggio como interino), Nelson Vivas (sustituido por Juan Pablo Vojvoda en Defensa y Justicia) y Sebastián Méndez (puso final a su ciclo en Belgrano de Córdoba).

LEA MÁS:

El récord histórico de River que podría romper el Boca de Guillermo Barros Schelotto

Huracán venció a Olimpo en un duelo clave por el descenso