Macumbas, brujerías, curanderos, hechiceros y magia negra son todas palabras muy utilizadas en África. Todas forman parte de la creencia popular dentro del continente. Su uso es para múltiples variables: medicina, problemas amorosos, cuestiones religiosas, buenos augurios o para desearle mala fortuna a un tercero, por citar solamente algunos casos.

El fútbol es uno de los deportes más populares y varias increíbles historias giran alrededor de la utilización de estas "armas". Algunos son episodios inverosímiles, que se reproducen como si hubieran sido ciertos, pese a que carezcan de autenticidad.

Un futbolista quedó envuelto en un extraño caso de "magia negra". Se trata de Thomas N'Kono, el segundo extranjero con más presencias en el Espanyol de España y quien le abrió las puertas a los futbolistas africanos al continente europeo.

Por estas latitudes es mayormente conocido por su destacada labor en el Mundial de Italia '90. Tommy, como fue apodado por la prensa catalana, arribó a esa competencia con 35 años de edad y se enteró que iba a ser el arquero titular pocas horas antes del debut de Los Leones Indomables.

El estreno fue nada más ni nada menos que ante la Argentina de Diego Armando Maradona, quien defendía el título conseguido en México. Los africanos se impusieron por 1 a 0 con un gol de Francois Omam-Biyik y N'Kono tuvo una destacada tarea bajo los tres palos.

Camerún se adjudicó el Grupo B (además de la Albiceleste se encontraban Rumania y la Unión Soviética) y en octavos de final derrotó por 2 a 1 a Colombia. Sin embargo, quedó eliminado en cuartos ante Inglaterra, al caer por 3 a 2 en la prórroga.

Tras retirarse a los 45 años, la Federación de Camerún no quiso prescindir de sus servicios y lo contrató como entrenador de arqueros. Justamente cumpliendo esta función se produjo el hecho que manchó por completo su carrera y lo dejó marcado de por vida.

Los Leones Indomables, que venían de conseguir la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 y ser campeones continentales, arribaron a la Copa África de Naciones de 2002 como los principales candidatos al título. Para esa competencia se prohibió, por primera vez, la presencia de brujos dentro de las delegaciones oficiales de los equipos.

El 7 de febrero de 2002 es una fecha que N'Kono no olvidará jamás. Durante la entrada en calor a la semifinal ante Mali -el país organizador del torneo-, la policía rodeó, agredió, humilló (le bajaron los pantalones hasta la altura de los tobillos) y esposó al mítico arquero ante la vista de todos debido a que "estaba realizando un hechizo" contra sus rivales.

El DT de Camerún, el alemán Winfried Schafer, quien se encontraba inspeccionando el terreno de juego, intentó en vano detener la agresión que los efectivos policiales ejercían sobre el ex futbolista.

Según el reporte de la Policía de Mali, "N'Kono insultó a los aficionados e incitó a la magia negra para perjudicar a Mali". Todo se originó a raíz de que en el campo de juego encontraron un grisgris, un amuleto protector que trae buena suerte y ahuyenta al demonio.

Camerún derrotó a Senegal por penales y se proclamó campeón de la Copa África de Naciones de 2002 (Getty)
Camerún derrotó a Senegal por penales y se proclamó campeón de la Copa África de Naciones de 2002 (Getty)

El mítico jugador fue a prisión, pero luego fue liberado por falta de pruebas. Su equipo ganó ese partido por 3 a 0 y retuvo el título, al ganarle por penales la final a Senegal.

"Me acusaron de hacer magia negra para eliminar a Mali en las semifinales. Estábamos pisando el terreno de juego mientras se jugaba Nigeria-Senegal. Tenía los brazos cruzados. ¡Juro que no llevaba ningún objeto en la mano!", argumentó en su momento el nacido en Dizangué en una entrevista al diario As.

Prosiguiendo con su defensa, N'Kono esbozó: "La Policía me rodeó y me tiró de mala manera. Cuando me di cuenta estaba en el suelo y esposado. En Mali parece que están anclados en el pasado. ¿No saben que la magia no gana partidos? Para no desesperarme con lo sucedido, decidí quedarme con que sólo con fe y trabajo se consiguen los objetivos. Hubo un tiempo en que la magia sirvió para algo. Pero ahora, en fútbol, Camerún es la mejor del continente, así que…".

Ahora, a los 61 años, Thomas N'Kono se encuentra radicado en Barcelona, donde se desempeña como asistente técnico del primer equipo del Espanyol y en la formación de jóvenes porteros. Fue un pionero para su época y le abrió el camino a centenares de jugadores africanos para poder desembarcar en Europa; sin embargo, también es tristemente recordado por ser el "futbolista brujo".

LEA MÁS EN INFOBAE DEPORTES