El viernes por la noche, Huracán presentó a Nazareno Solís como el octavo refuerzo de cara al campeonato que iniciará el próximo fin de semana. El club informó que el delantero, proveniente de Boca, se incorporaría a la entidad de Parque Patricios a préstamo por un año y sin opción de compra.

Incluso, "El Globo" mostró el momento en que, acompañado de Fernando Moroni, secretario del club, Aníbal Brunet, tesorero, y Abel Poza, encargado del fútbol profesional, Solís firmó el contrato con la institución.

Sin embargo, horas después se presentó un inconveniente inesperado, que generó un cortocircuito entre las dirigencias de Huracán y Boca. Por la noche, se conoció que el delantero no contaba con la autorización del presidente del "Xeneize", Daniel Angelici, para abandonar el club de la ribera, por lo que el martes debía presentarse a las órdenes de Guillermo Barros Schelotto.

Según publicó la agencia DyN, el representante del futbolista fue quien negoció el préstamo, que nunca tuvo el visto bueno por parte de Angelici. Ante la complicada situación, el club de Parque Patricios se vio obligado a difundir un comunicado para tratar de explicar lo ocurrido y para pedir disculpas públicas al presidente de Boca.

"El Presidente Alejandro Nadur, en representación del Club Atlético Huracán, quiere manifestar su incomodidad respecto al malentendido que se ha generado en las últimas horas por el préstamo del jugador Nazareno Solís, y desea aclarar que no hubo ningún acto de mala fe hacia Boca Juniors por parte de la institución de Parque Patricios", sostiene el comunicado, y agrega: "Asimismo, hace llegar sus disculpas públicas a los directivos del equipo 'Xeneixe', en especial al Dr. Daniel Angelici. Es el deseo de Huracán que este inconveniente se solucione lo más pronto posible".

Ahora, los dirigentes de ambos clubes deberán sentarse a conversar para reflotar la operación y que Solís pueda ponerse la camiseta de Huracán. De lo contrario, deberá volver a entrenar con "El Xeneize", donde no tiene lugar.

LEA MÁS: