El búlgaro Bogdan Dochev, el asistente del árbitro que no pudo identificar el gol de Diego Maradona conocido como la mano de Dios ante Inglaterra en la Copa Mundial de 1986, murió a los 80 años.

Bogdan Dochev, con la pelota al pie antes de                                 l inicio del partido que Argentina e Inglaterra jugaron en cuartos de final del Mundial de México 1986 que los de Carlos Bilardo ganaron 2 a 1
Bogdan Dochev, con la pelota al pie antes de                                 l inicio del partido que Argentina e Inglaterra jugaron en cuartos de final del Mundial de México 1986 que los de Carlos Bilardo ganaron 2 a 1

Aquella escena pasó a la historia del fútbol y rompió la relación entre el árbitro del partido, el tunecino Ali Bin Nasser, y el propio línea, y por mucho tiempo ambos se acusaron de haber sido responsables de tan grosero error.

Diego supera a cuanto jugador inglés se le pone en el camino y en apenas 10,6 segundos marca el mejor gol de la historia de los Mundiales (AFP)
Diego supera a cuanto jugador inglés se le pone en el camino y en apenas 10,6 segundos marca el mejor gol de la historia de los Mundiales (AFP)

"Estaba esperando que Dotchev me diera una idea de lo que ocurrió exactamente, pero no señaló mano. Y las instrucciones que la FIFA nos dio antes del partido eran claras: si un colega está en mejor posición que la mía, debes respetar su opinión", contó en su momento Bin Nasser al respecto.

Dochev, por su parte, supo decir sobre las consecuencias del gol con la mano de Diego: "Maradona arruinó mi vida, es un futbolista brillante pero un hombre pequeño. Él es bajo en altura pero también como persona".

Cuenta la historia que antes del partido, la terna se comunicaba mediante un intérprete debido a que el árbitro tunecino sabía francés e inglés, y el línea búlgaro hablaba español y alemán. Lo cierto es que durante la jugada, no cruzaron palabras, tampoco después.

Argentina derrotó 2 a 1 a Inglaterra en aquel partido de cuartos de final del Mundial de México 1986 con los goles de Diego Armando Maradona, el primero con la mano de Dios y el segundo con el recordado gol del siglo. Tras aquel histórico momento, la carrera internacional de ambos jueces llegó a su final.