¿Puede un algoritmo decirnos dónde vivir mejor?

El mapa digital que mide la calidad de vida despertó gran interés en miles de personas. DEF conversó con uno de los responsables del proyecto sobre los potenciales usos de esta herramienta.

“Vivir mejor” y “calidad de vida”, son conceptos que, juntos, suman 698 millones de búsquedas en Google. La inquietud, cuasi filosófica, pareció encontrar un principio de respuesta por estos días, al menos para los argentinos: un software desarrollado por científicos del Instituto Superior de Ingeniería de Software de Tandil (ISISTAN) y del Conicet determinó que la Patagonia era la región del país donde se vive mejor. Sin embargo, esto abre otro debate: ¿puede un algoritmo determinar cuál es el sitio que nos brinde bienestar?

Alejandro Zunino, doctor en Ciencias de la Computación y director de ISISTAN, es una de las personas que encabezó –junto al doctor Guillermo Velázquez– el proyecto digital que mide la calidad de vida. Él explica que este programa no brinda una respuesta a la inquietud, pero que puede ayudar a resolver dos de los problemas crónicos que padece el país: las políticas públicas y los movimientos migratorios.

“Las ciudades que tienen menos de 50.000 habitantes suelen padecer inconvenientes relacionados con la falta de desarrollo; mientras que las que tienen más de 1.000.000 sufren problemas relacionados con el transporte, la contaminación y los ruidos”, explica Zunino y argumenta que esto es lo que ha transformado las “ciudades intermedias” en los destinos más buscados para conseguir vivienda.

Las “ciudades intermedias” son los destinos más buscados para vivir. Foto: Fernando Calzada.
Las “ciudades intermedias” son los destinos más buscados para vivir. Foto: Fernando Calzada.

Los desarrolladores de este software son los primeros en insistir en la idea de que la elección de un destino por sobre otro está sometida a las valoraciones subjetivas de los que miren el mapa. “Hay quienes optan por un lugar que ofrezca una amplia propuesta cultural sobre uno que tenga mayor belleza en sus paisajes, y otros, todo lo contrario”, dice el doctor en Ciencias de la Computación y agrega que, ahora, el desafío de los programadores está en diseñar una herramienta más personalizada, a la medida de los usuarios.

Las ciudades que tienen menos de 50.000 habitantes suelen padecer inconvenientes relacionados con la falta de desarrollo; mientras que las que tienen más de 1.000.000 sufren problemas relacionados con el transporte, la contaminación y los ruidos, afirma Zunino.

“Esto puede ayudar a los Gobiernos a llevar a cabo políticas públicas en la materia. Con esta herramienta, se puede hacer foco sobre los factores que disminuyen los índices de la calidad de vida de los pobladores y corregirlos”, sostiene el especialista y añade que la presencia de color anaranjado en el mapa (color que indica calidad de vida baja) de algunos lugares donde las necesidades económicas están cubiertas se explica con el hecho de que no cuentan con espacios abiertos que permitan disfrutar de actividades relacionadas con el ocio.

El contacto con la naturaleza es una de las variables que eligen los que desean mejorar su calidad de vida. Foto: Fernando Calzada.
El contacto con la naturaleza es una de las variables que eligen los que desean mejorar su calidad de vida. Foto: Fernando Calzada.

La socióloga e investigadora de la Universidad de Buenos Aires especialista en urbanización, Mercedes Di Virgilio, sostiene, con relación a los movimientos migratorios, que las personas viven donde pueden, dado que muchas veces sus necesidades están íntimamente ligadas a las dinámicas de los mercados laborales e inmobiliarios. En sintonía con esa idea, los creadores de la app agregan que la aplicación suscitó interés en un importante sector vinculado a los bienes raíces.

Con esta herramienta, los dirigentes pueden hacer foco sobre los factores que disminuyen la calidad de vida e implementar políticas públicas.

“Algunos desarrolladores inmobiliarios recibieron bien el lanzamiento, porque interpretaron que los lugares del mapa que estaban pintados de verde representan buenas oportunidades de inversión”, dice Zunino, con felicidad por saber que esta idea, que llevó 20 años de trabajo y contó con un equipo de más de 35 personas –entre geógrafos y programadores–, llamó la atención de los profesionales de otras áreas.

Curiosamente, algunos analistas también pensaron en usos paralelos que podrían darle a la invención local en relación con la política: hubo quienes trazaron cierta vinculación directa entre los colores del mapa y los candidatos de algunas agrupaciones partidarias en las últimas PASO, realizadas en agosto pasado.

Las grandes ciudades presentan grandes problemas generados por los modelos económicos y de producción. Foto: Fernando Calzada.
Las grandes ciudades presentan grandes problemas generados por los modelos económicos y de producción. Foto: Fernando Calzada.

En la misma dirección y lejos de pensar en los fines nobles de la invención, avanzaron los dueños de varias agencias de marketing político, que encontraron una suerte de aliado que les permitiera determinar con mayor exactitud cuáles son los mejores escenarios para el crecimiento de algunos candidatos.

Todas estas inquietudes que se esconden detrás de la búsqueda del mejor sitio para desarrollarse deben enmarcarse en las desventajas y los problemas que ocasionan las grandes ciudades, los modelos económicos y de producción. Uno de los atractivos de este mapa interactivo consiste en establecer que estos “oasis” que existen en el país tienen la combinación de más de una variable y permiten comenzar a abandonar los conceptos que vinculan el crecimiento con las grandes urbes.

LEA MÁS

Migraciones, problemáticas urbanas y ciudades inteligentes

El proyecto que busca revertir la migración de los pueblos a la ciudad


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos