Video: la historia oculta del Hércules bombardero que combatió en Malvinas, contada por sus tripulantes

En 1982, seis hombres se subieron a una aeronave que marcaría su vida y que sería uno de los terrores de las fragatas británicas. En 2017, el Congreso de la Nación les entregó un reconocimiento. ¿Cuál es su historia?

Los pilotos de la Fuerza Aérea realizaron heroicas hazañas en Malvinas, y las tripulaciones de los Hércules C-130 son recordadas por muchas de sus riesgosas operaciones.

En la guerra, los Hércules trasladaron material y personal, estableciendo un puente aéreo vital entre las islas y el continente. De hecho, los Hércules C-130 de la Fuerza Aérea volaron durante toda la guerra. Pero hay una historia poco conocida: una misión que no fue de apoyo, sino de combate en el marco de una guerra aeronaval.

UN HÉRCULES MUY PARTICULAR: EL “TANGO-CHARLY” 68

La Fuerza Aérea debía impedir que la Armada británica llegase a las islas con apoyo logístico y, para eso, utilizó a uno de sus Hércules: el C-130 matrícula TC-68. Una aeronave que había sido artillada por la Fábrica de Aviones de Córdoba y estaba en capacidad de lanzar hasta 12 bombas.

El brigadier mayor retirado Alberto Vianna es veterano de la guerra de Malvinas y tenía 41 años y el grado de vicecomodoro cuando se embarcó como comandante del TC-68. “Mi tripulación fue muy particular. El jefe del Escuadrón nos llamó ‘los locos de la guerra’ porque estábamos decididos a cumplir con todas las misiones y tratar de no fracasar en ninguna”, confiesa.

Vianna recuerda todo gracias a una memoria prodigiosa y agrega: “Reconozco que llegó un momento en el que no hablábamos entre nosotros, simplemente nos entendíamos con las miradas. Esa es la ventaja de la tripulación fija, llega un momento en el que uno no tiene necesidad de decir las cosas. Además, éramos todos muy subordinados, y eso que yo no había elegido a los miembros, lo había hecho mi navegador, el capitán Roberto Cerruti”.

Durante la charla con DEF, el veterano de guerra detalló que la misión que debían realizar con el bombardero era arriesgada ya que, en las condiciones del artillado, volaban a 300 nudos cuando, en realidad, la máxima permitida eran 290.

“Decidimos hacerlo un poco más velozmente para tratar de evitar la intersección. Cosa imposible, porque el riesgo existía: no teníamos defensa ni cobertura aérea. Podíamos ser atacados fácilmente por la aviación británica, sobre todo, por los Harriers, que tienen mayor velocidad y una maniobrabilidad asombrosa”, cuenta Vianna.

UNA OPERACIÓN SECRETA

Por aquellos días, los seis tripulantes salieron a volar con el objetivo de cumplir con su misión: impedir que la Armada británica llegase a las islas con apoyo logístico. Por eso, Vianna ideó la operación de la siguiente manera: cuando se ejecutase el ataque, el avión iba a ser volado por el copiloto. Mientras tanto, él, a la derecha, manejaría el armado del sistema y daría las ordenes de ataque.

El Hércules TC-68 fue artillado por la Fábrica de Aviones de Córdoba y estaba en capacidad de lanzar hasta 12 bombas (Foto: Fernando Calzada)
El Hércules TC-68 fue artillado por la Fábrica de Aviones de Córdoba y estaba en capacidad de lanzar hasta 12 bombas (Foto: Fernando Calzada)

Debían elevarse para que el capitán Roberto Cerruti pudiera buscar los blancos con el radar. Una vez ubicados, debían descender, pegarse al agua y avanzar hacia el buque para poder identificarlo; si era necesario, había que atacar.

El 29 de mayo de 1982, los encontró volando en la búsqueda de blancos británicos. “Señor es un buque petrolero designado a la flota inglesa”, le llegó a comunicar a Vianna uno de los miembros de la tripulación con motivo de un blanco encontrado.

“No hay duda, teníamos que atacar. Cuando el piloto disparó, el auxiliar me dijo que habían salido todas las bombas. Hicimos escape. En ese momento, no vimos explosión. Volvimos a El Palomar. Pero resulta que, después, nos llamaron desde inteligencia del comando informándonos que el buque se había declarado averiado, quiere decir que nuestras bombas lo golpearon”, relata Vianna al recordar uno de los bombardeos.

EL ATAQUE DEL HÉRCULES AL SUPERPETROLERO

Cerruti, el navegador del TC-68, cuenta que asumían varios riesgos con la misión. Principalmente, porque iban al Atlántico en un vuelo que duraba cerca de seis horas y lo que hacían era buscar buques británicos en la ruta entre la isla Ascensión y las Georgias del Sur.

A medida que se acercaban, eran conscientes de que podían toparse con tres situaciones: encontrarse con un buque neutral, al cual no iban a atacar; encontrarse con un buque logístico, que hacía abastecimiento de la flota, al que sí debían atacar; o la situación más peligrosa, chocarse de frente con un buque de guerra que podía dispararles.

Vianna y Cerruti son dos de Héroes de Malvinas que formaron parte de la tripulación del TC-68 (Foto: Fernando Calzada)
Vianna y Cerruti son dos de Héroes de Malvinas que formaron parte de la tripulación del TC-68 (Foto: Fernando Calzada)

“Nos encontrábamos en Buenos Aires cuando nos enteramos de que se estaba preparando un avión como bombardero, así que nos presentamos como voluntarios. Esta misión era cumplir con nuestro deber y con nuestra vocación”, confiesa Cerruti antes de meterse de lleno en la historia.

“El día anterior, un Boeing había detectado a este buque que se dirigía adonde estaba posicionada la flota de Gran Bretaña. Nos enviaron a nosotros a buscarlo. Cuando llegamos, la primera sorpresa fue que era un superpetrolero que medía 320 metros y, la segunda, que se llamaba Hércules. Si yo digo que un Hércules se va a encontrar con otro Hércules en el medio del Atlántico, nadie me lo va a creer”, cuenta.

Una vez que lo encontraron, comenzaron a llamarlo en las diferentes frecuencias para ordenarle que cambiara su rumbo: en vez de hacerlo, aumentó la velocidad para dirigirse a la flota británica y, cuando la tripulación recibió la orden, lo atacaron en dos pasajes. Luego, quedaron a la espera para orientar a una escuadrilla de Canberras, quienes finalizarían el ataque.

UNA MISIÓN DE HONOR

La empresa del buque no solo decidió terminar de hundir al superpetrolero frente a las costas de Brasil, sino que también le inició un juicio al Estado argentino por el ataque. Una decisión que Cerruti se anima a cuestionar, ya que existían varios interesados en adquirirlo.

“Se decía que no se había hecho la operación un poco como consecuencia de ese juicio. Finalmente, y pasados 20 años, se levantó el secreto y, entonces, se comenzó a comentar, con un poco más de veracidad, qué fue lo que hizo el Hércules bombardero”, explica Roberto.

Pasó el tiempo y el Congreso de la Nación reconoció a la tripulación de este bombardero que, durante la guerra, obligó a Gran Bretaña a reformular los desplazamientos de su flota para evitar los ataques del TC-68. De hecho, Cerruti revela que, tiempo atrás, se conoció que, en el conflicto, el Reino Unido designó a uno de sus cruceros para que se desplazara entre las Malvinas y el norte de las Georgias del Sur con el objetivo de interceptar estos vuelos.

Las misiones del TC-68 fueron arriesgadas, pero ellos nunca dudaron en cumplirlas. Habían hecho un juramento, el de defender a la bandera hasta, si fuera necesario, perder la vida.

“El Congreso nos condecoró con la medalla ‘Al valor en combate’. En mi caso, fue emocionante porque a la ceremonia fueron mis nietos y, por la edad que tenían, pudieron comprender la importancia de ese momento”, finaliza.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Tres claves de una alimentación saludable: por qué además de frutas y verduras necesitamos cariño

Se presentó el libro “Me importa un rábano. La importancia de sumar alimentos naturales a nuestras recetas”, de la emprendedora agroecológica y Health Coach, Lucía Calogero. La importancia de los detalles y la afectividad a la hora de transformar hábitos.

Luis Kyburg, el marino represor que huyó del país y podría ser condenado a perpetua en Alemania

Vive en Berlín desde hace una década y no puede ser extraditado porque es ciudadano alemán. Se instaló en el barrio cool de Prenzlauer Berg, donde iba a recitales y a bailar tango con su mujer y era “el alma de la fiesta” de un grupo de amigos hasta que se conoció un pedido de captura de la Interpol. Hoy tiene 74 años y enfrenta un posible juicio por los crímenes cometidos en el centro de detención que funcionó en la Base Naval de Mar del Plata

Con apoyo de provincias y municipios, el Gobierno cubrió los vencimientos de deuda de noviembre

Un grupo de gobernadores y de intendentes suscribieron letras del Tesoro y el Ministerio de Economía consiguió los pesos suficientes para las obligaciones de pago de este mes

Cuáles son los puestos laborales que más y menos sueldos pagan tras los últimos aumentos del año

Sector por sector, las posiciones mejor remuneradas y los últimos de la lista. Las pretensiones salariales suben, según un estudio privado, pero por debajo de la inflación

La revaluación del yuan ayudó para que el Banco Central pueda fortalecer sus reservas

Ese cambio en la moneda china, sumado a las compras en el mercado por el dólar soja 2, permitió que la autoridad monetaria sume USD 208 millones para su respaldo
MAS NOTICIAS

TE PUEDE INTERESAR