Video: las hazañas de la tripulación del submarino ARA Santa Fe en la guerra de Malvinas

La increíble historia del ARA Santa Fe, el submarino argentino que participó en la Operación Rosario y que enfrentó en forma heroica a las fuerzas británicas en las islas Georgias del Sur. En este nuevo video de DEF en YouTube, dos de sus protagonistas recuerdan esos episodios.

Las guerras se plantean en campos de acción: por aire, por tierra y por mar. En Malvinas, solo dos submarinos argentinos participaron activamente y tuvieron un desempeño destacable: uno fue el ARA San Luis, y el otro, el ARA Santa Fe. Hoy, vamos a hablar de este último.

En un nuevo video de DEF en YouTube, repasamos las acciones realizadas por la tripulación de este submarino de la Armada Argentina en la guerra de Malvinas.

En 1982, el ARA Santa Fe fue el primero de los dos submarinos en zarpar y lo hizo para participar, desde el minuto cero, en la Operación Rosario, con la que se realizó el desembarco argentino en las islas que, finalmente, tuvo lugar el 2 de abril de aquel año.

Unos días antes, el 27 de marzo, embarcaron en el ARA Santa Fe 77 submarinistas de la Armada Argentina. Por ese entonces, ellos pensaban que iban a participar de un ejercicio en el sur. A este grupo de hombres, se le sumó un equipo de buzos tácticos.

MISIÓN CUMPLIDA

En 1982, el almirante retirado y veterano de la guerra de Malvinas, Daniel Martin, tenía 26 años, el grado de teniente de Fragata y estaba destinado en el ARA Santa Fe como jefe de armamento. Martin recuerda con lujo de detalles el momento en el que la tripulación del submarino supo que iba a formar parte de la Operación Rosario.

El Santa Fe llegó a destino. Los buzos tácticos desembarcaron en Malvinas y, pese a algunos problemas de comunicación que se habían presentado, pudieron avisar que la misión estaba cumplida. Pero, al momento de ocupar nuevas posiciones, esas averías casi le cuestan ser atacados por sus propios compañeros del destructor ARA Hércules.

“Por un problema interno del buque, nos quedamos sin comunicaciones”, recuerda Daniel Martin. “Después de desembarcar a todos, nuestra siguiente parte de la misión era ubicarnos en una posición 60 millas al este de Puerto Argentino. El tema es que nos íbamos a encontrar con los buques que venían para desembarcar la tropa anfibia, entre ellos el destructor ARA Hércules, y nosotros no estábamos en el lugar donde la orden de operaciones decía que debíamos estar”, completa el panorama Martin.

Fue en ese momento cuando el destructor ARA Hércules detectó al ARA Santa Fe por radar y lo calificó como “buque enemigo”, porque no estaba en la posición en la que tenía que estar. El capitán del destructor, Enrique Molina Pico, dio la orden de cubrir puestos de combate y se acercó a gran velocidad. Había que hundir la supuesta nave enemiga.

“Nosotros queríamos comunicarnos y ellos nos pedían que nos identificáramos –continúa el relato Daniel Martin–, pero no teníamos forma de hacerlo”. “Seguíamos acercándonos hasta que el comandante decidió, más o menos a una distancia de seis millas del destructor, ir a inmersión. ¿Por qué? Porque existe un sistema que es el teléfono subacuo, que se puede operar cuando el submarino está en inmersión y que podía llegar a funcionar”.

Mientras tanto, del otro lado, el destructor ARA Hércules tenía un contacto en radar en superficie que, de repente, se fue a inmersión. Las conclusiones: se trataba de un submarino nuclear británico. Daniel Martin revive el momento de tensión: “Empiezan a tratar de detectarnos por sonar hasta que, en un momento –y gracias a Dios y la Virgen–, el teniente Croci logra comunicarse diciendo: ‘Somos el Santa Fe. Destructor Hércules, somos el Santa Fe’”.

El submarino regresó al continente. Al llegar, recibieron la orden de volver a zarpar. Pero, tras aquella primera navegación, había que realizar algunas reparaciones y tenían, como máximo, 15 días para hacerlas. Gracias al esfuerzo del personal, en solo ocho días el submarino estuvo listo para salir. En esta oportunidad, el destino sería las Georgias del Sur.

El ARA Santa Fe recibió el ataque de helicópteros ingleses que arrojaron sobre el submarino cargas de profundidad, torpedos, misiles y abundante metralla. Foto: Gentileza almirante Daniel Martin.
El ARA Santa Fe recibió el ataque de helicópteros ingleses que arrojaron sobre el submarino cargas de profundidad, torpedos, misiles y abundante metralla. Foto: Gentileza almirante Daniel Martin.

A diferencia de la primera misión, en la que no esperaban oposición británica, en esta sabían que los ingleses los iban a estar buscando. Como estrategia, para evitar que los encontraran y poder despistar a los radares, el comandante del Santa Fe decidió navegar cerca de la costa de las islas. Como si fuera poco, un fuerte temporal los obligó a navegar en inmersión, retrasando su llegada. Por decisión del comandante del submarino, optaron por desembarcar en un lugar clave en esta historia: King Edward Point.

CONTACTO ENEMIGO

Debían comunicarse con las tropas en tierra para avisar que habían llegado a destino, pero a otras coordenadas. La noche y la niebla no ayudaban, y tampoco contaban con un plan de comunicación. En jeringoso, para que no los entendieran los ingleses y recordando los apodos de los que estaban en tierra, pudieron avisar que habían llegado. Inmediatamente, comenzaron el desembarco de las tropas y toneladas de pertrechos desde King Edward Point. Tenían que hacerlo pronto, antes del amanecer.

“Terminamos alrededor de las 4:45”, rememora Martin. “Cuando estábamos saliendo, ya la noche no era tan cerrada. Ya estábamos prácticamente fuera de la bahía de Cumberland cuando uno de los vigías de golpe vio un helicóptero que se acercaba al submarino y, cuando pasó por encima, lanzó dos cargas de profundidad”.

La detonación de las cargas causó un apagón total en el ARA Santa Fe: “Nos quedamos sin luces, sin comunicaciones, se pararon los motores… pero rápidamente la gente de abordo restableció la energía”, destaca el almirante retirado. “En ese momento, apareció otro helicóptero, que lanzó un torpedo que no dio en el blanco. A este segundo helicóptero, se sumaron otros que empezaron a ametrallarnos”, continúa el protagonista de esos hechos.

En el medio el caos, Martin recuerda que el cabo Feldman le sugirió al comandante armar un grupo de fusileros que mantuvieran los helicópteros a raya, como para que no pudieran arrojar nuevas cargas de profundidad ni torpedos. De esta forma, un grupo de siete hombres se colocó en la vela del submarino y combatió a los helicópteros, manteniéndolos alejados de la nave. En esta acción, resultó herido Alberto Macías, cabo segundo y camarero de abordo, cuando una esquirla del impacto de un misil le amputó la pierna.

Imagen de parte del fuselaje de uno de los helicópteros ingleses ametrallado por los fusileros que lo enfrentaron desde la vela del submarino. Gentileza almirante Daniel Martin.
Imagen de parte del fuselaje de uno de los helicópteros ingleses ametrallado por los fusileros que lo enfrentaron desde la vela del submarino. Gentileza almirante Daniel Martin.

Finalmente, el comandante logró atracar el submarino en el muelle de Grytviken, en una maniobra de extrema destreza, ya que lo hizo solo mirando por el periscopio, y la tripulación logró desembarcar.

EL COMBATE FINAL

A partir de entonces, la tripulación del submarino se puso a órdenes del capitán de corbeta Luis Carlos Lagos, quien había viajado con ellos y ahora estaba a cargo de las tropas en las islas Georgias. La intención era zarpar ese mismo día por la tarde, pero los planes no salieron como esperaban.

Mientras Martin estaba de guardia, vio cómo descendían en una elevación efectivos ingleses de un helicóptero. Además, empezaron los ataques de los destructores, un bombardeo permanente a las posiciones argentinas.

La orden era ofrecer la máxima resistencia posible, pero sin bajas. Los ingleses intentaban comunicarse con los argentinos, pero estos ignoraban los mensajes, hasta que decidieron responder para aceptar la rendición. No sin antes ingresar al submarino para destruir todo lo que fuera posible. Desecharon claves, documentos, cartas, radios y otros materiales a bordo.

Antes de la rendición, los argentinos llegaron a formar alrededor de un mástil, cantar el Himno Nacional Argentino y arriar la bandera en las Georgias. A pocos metros, comenzaron a aparecer los ingleses y los tomaron prisioneros.

HUNDIR EL SANTA FE

Una vez rendida la plaza y el submarino el 26 de abril, el capitán Coward, comandante de la fragata Brilliant, se reunió con Horacio Bicain, comandante del ARA Santa Fe, con la idea de mover el submarino por razones de seguridad. Bicain y otro oficial, Michelis, pensaron que era una buena oportunidad para hundir el submarino y que no quedara en manos de los ingleses. Pero, en medio de la maniobra, se produjo un confuso episodio en el que el suboficial argentino Artuso terminó muerto, prácticamente asesinado por las tropas inglesas.

Una de las últimas imágenes del ARA Santa Fe amarrado el muelle de Grytviken antes de ser hundido por su propia tripulación. Gentileza almirante Daniel Martin.
Una de las últimas imágenes del ARA Santa Fe amarrado el muelle de Grytviken antes de ser hundido por su propia tripulación. Gentileza almirante Daniel Martin.

“Fue un trágico error”, explica Horacio Bicain. “Ellos lo reconocieron en un sumario que hizo el Ministerio de Defensa. La orden que les dieron a los marines que estaban en el compartimiento de control era que no se tocara ninguna válvula de estribor, ya que ellos pensaban que esas eran las válvulas de inmersión. Pero, en nuestro submarino, las válvulas de inmersión estaban en babor. Entonces, cuando Artuso tocó las válvulas de estribor para adrizar, o sea, para enderezar el submarino que se estaba escorando, el marine cumplió la orden que le dieron y disparó”, lamenta el entonces comandante del ARA Santa Fe.

La tripulación pudo regresar a la base naval de Mar del Plata a mediados de mayo de 1982. Fueron recibidos por sus camaradas mientras entraban desfilando hacia la Plaza de Armas, lugar que hoy lleva el nombre “Submarino ARA Santa Fe”.

Tiempo más tarde, los fusileros que participaron activamente en la defensa del submarino fueron condecorados por la Armada Argentina.

Un dato final: a fines del año 1984, los británicos quisieron reflotar el submarino. Llevaron un remolcador para trasladarlo, lo que llevó a muchos a pensar que fue con el objetivo de llevarlo a Inglaterra. No pudieron. ¿La razón? La última vez que subió la tripulación del ARA Santa Fe, los suboficiales lograron producir la apertura de unas válvulas que permitían la permanente entrada de agua. Por eso, si bien los británicos lo reflotaron, el agua continuó ingresando.

Nunca pudo ser trasladado. Hoy, en las Georgias, el submarino argentino ARA Santa Fe permanece hundido.

* Si querés saber más sobre este y otros temas, enterate en nuestro canal de YouTube.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR