La belleza del día: “Chica de blanco”, de Samuel Peploe

En tiempos de incertidumbre y angustia, nada mejor que poder disfrutar de imágenes hermosas

"Chica de blanco", de Samuel Peploe (1907)
"Chica de blanco", de Samuel Peploe (1907)

Esta elegante pintura realizada en 1907 se puede fechar con bastante precisión en un período muy específico de la carrera de Samuel Peploe (Escocia, 1871-1935), en la primera década del siglo XX, ya que representa un estilo exitoso pero de corta duración dentro de su práctica y encarna una transición importante en el desarrollo de su trabajo.

Peploe fue el más exitoso, desde el punto de vista crítico y comercial, de los cuatro artistas conocidos como “los coloristas escoceses”, junto a Francis Campbell, John Duncan Fergusson y George Leslie Hunter. Estos artistas combinaron su formación francesa y el estilo fuerte y vibrante de los impresionistas y fauvistas franceses con las tradiciones pictóricas de Escocia, pero sus temas se consideraban conservadores en comparación con sus homólogos galos, ya que gran parte de ellos consistía en paisajes de islas, interiores de Edimburgo y otros temas en boga.

Aunque hay similitudes dentro del trabajo de los coloristas escoceses, entre ellos un interés compartido por la pintura francesa y el uso del color brillante, el término “colorista” no se aplicó a los cuatro hasta que se utilizó en el título de una exposición de 1948, cuando todos menos Fergusson habían muerto. De hecho, se puede argumentar que era la amistad de Peploe con cada uno de ellos lo que los unía.

Los coloristas escoceses fueron en gran parte responsables de introducir la pintura posimpresionista en Escocia. Sin embargo, a diferencia de la Escuela de Glasgow, el trabajo de Peploe, Fergusson, Cadell y Hunter fue concebido, si no ejecutado, en Francia, y por lo tanto proporciona un vínculo directo entre la Escuela de París y el arte de Escocia.

"Autorretrato" (1900), de Samuel Peploe
"Autorretrato" (1900), de Samuel Peploe

Si los coloristas tenían un líder, ese era Peploe, quien se fue de Edimburgo a París para absorber lecciones sobre los cambios sísmicos que estaban ocurriendo en la pintura europea. Metódico, frío y sobrio, respondió inicialmente no a los fuegos artificiales de Matisse o Picasso, sino a Manet, padre del arte moderno e impresionista, para quien la tradición del estudio era más importante. Las cartas de Peploe relatan que la franqueza y el estilo de vida franceses desbloquearon el lado expresivo de su personalidad cerebral inhibida, moldeada por una educación presbiteriana.

People asimiló rápidamente las lecciones del modernismo. Chica de blanco, un lienzo de 66 centímetros de altura y 48 de ancho, tiene la cremosidad espesa y el manejo fluido de Whistler y John Singer Sargent, a quien conoció en París.

Samuel Peploe comenzó pintando con un estilo fuertemente influenciado por los viejos maestros holandeses, centrado en bodegones oscuros y suntuosamente pintados. En 1905 abandona ese estilo y su obra muestra un espectro sofisticado y más delicado de grises, blancos y rosas. Algunos historiadores postulan que esto se debió a que se mudó a un nuevo y luminoso estudio en York Place por esta época. También había comenzado a pintar con más frecuencia al aire libre en viajes regulares al norte de Francia y las Hébridas junto a John Duncan Fergusson, lo que pudo haber realzado la importancia de la luz en su trabajo. Además, las elegantes paletas de las superestrellas del arte dominantes de la época, Whistler y Sargent, posiblemente también llevaron a Peploe a alejarse de su gama tonal oscura y tradicional.

Aunque admirado y comercialmente exitoso, Peploe solo pintaría de esta manera durante unos pocos años, antes de mudarse definitivamente a París en 1909, donde abrazaría por completo el estilo de los fauvistas.

"Still Life with Tulips" (1919), de Samuel Peploe
"Still Life with Tulips" (1919), de Samuel Peploe

Aunque el trabajo de Peploe estuvo pasado de moda durante gran parte de las décadas de 1950 y 1960, el interés por sus logros ha crecido constantemente desde entonces, sobre todo con importantes retrospectivas en 1985 y 2012. Su papel clave en el desarrollo de la historia del arte escocés está asegurado, mientras que la parte que jugó en el nacimiento del arte moderno en París antes de la Primera Guerra Mundial ha sido reconocido más fácilmente en Francia que en Gran Bretaña.

Sus imágenes también se pueden ver en la Galería de Arte de Aberdeen; la universidad de Stirling; la Galería JD Fergusson en Perth; el museo y galería de arte Kirkcaldy; la galería de arte Kelvingrove; y la Galería Nacional Escocesa de Arte Moderno.


SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR