A los 101 años, murió Lawrence Ferlinghetti, el último poeta de la Generación Beat

El autor estuvo al frente de la editorial y librería City Lights de San francico, centro de la contracultura de los 50 y 60, y donde se publicó “Aullido”, de Allen Ginsberg

El poeta y editor estadounidense Lawrence Ferlinghetti, último sobrevivite de la Generación Beat, falleció a los 101 años en su casa de San Francisco. El autor murió por una enfermedad pulmonar, informó su hijo Lorenzo a The Washington Post.

Ferlinghetti fundó la célebre librería y editorial City Lights, donde se publicó en 1956 Aullido, de Allen Ginsberg, una decisión que le valió, en 1956 un juicio por obscenidad pública por su crudo lenguaje sobre la homosexualidad. City Lights, en San Francisco, se convirtió durante los 50 y 60 en el corazón de la vanguardia de un grupo de jóvenes que hastiados de una sociedad que elegía someterse al consumismo salió a las rutas, viajó de polizón en trenes y, sobre todo, se expresó con un lenguaje que era propio y a la vez robado de todas aquellas almas que por las noches se perdían en conciertos de bebop y luego en el jazz.

Aquel juicio atrajo la atención de todo el mundo hacia Ginsberg, y el resto de los autores beatniks, como Jack Kerouac, William S. Burroughs y Gregory Corso, entre otros, que conformaron un grupo literario itinerante, que se rebeló contra el conservadurismo del país, experimentando con formas literarias, drogas, sexo y espiritualidad.

El episodio de Aullido colocó a Ferlinghetti como un defensor de la libertad de expresión y un amigo incondicional de los artistas. Con el tiempo, la libería y editorial no solo se convirtió en fuente de libros de vanguardia, sino también en el espacio de reunión que artistas rechazados por el sistema, como de anarquistas y activistas liberales.

Escribió docenas de libros, incluido uno de los volúmenes de poesía más vendidos en la historia de Estados Unidos: A Coney Island of the Mind (1958), una crítica franca y a menudo irónica de la cultura estadounidense.


En desarrollo

SIGA LEYENDO