Comenzó una nueva edición del Mercado de Arte Contemporáneo de Córdoba
Comenzó una nueva edición del Mercado de Arte Contemporáneo de Córdoba

Por cuatro días Córdoba respira arte. Con el Cabildo y la plaza San Martín como escenario, comenzó la sexta edición del Mercado de Arte Contemporáneo (MAC), el encuentro anual que reúne más de 300 obras, a través de 65 galerías de Argentina, Chile y Perú.

El MAC está divido en dos áreas: Crespo y Bonino. La primera está conformada por galerías más consolidadas, con una mayor experiencia y trayectoria en el mercado; mientras que la segunda está dedicada a espacios autogestionados y proyectos artísticos experimentales, alternativos y emergentes, generando así un diálogo entre artistas reconocidos y de vanguardia.

MAC
MAC

Los ejes de esta edición son "género, territorio y producción en el arte contemporáneo". Elian Chali, artista argentino especializado en street art y  curador del encuentro, explica: "Los artistas independientemente de lo que hacemos somos personas, entonces estamos atravesados por una cantidad de asuntos y problemáticas que nos afectan. Desde la forma de producción a los asuntos de género, que es discutirnos a nosotros mismos, y el territorio, que es cómo dialogamos con todo eso, son asuntos con los que trabajamos todos los días, en la cama, en el taller, en las escuelas".

Además, el MAC propone otros espacios como Editada, ideado para la divulgación de proyectos editoriales en relación con las artes visuales. Mientras que en Ágora se propone un lugar abierto al público par debatir y Zona Liberada, por su parte, pondrá el foco en artistas de la ciudad de Córdoba. Al mismo tiempo, en la plaza se realizan instalaciones, performances, que invitan a compartir aromas y música, charlas, talleres, cultura y vivencias.

En la plaza San Martín también se realizan actividades abiertas al público
En la plaza San Martín también se realizan actividades abiertas al público

Una feria de espíritu federal

La artista Fernanda Rodlan, al frente de galería mendocina Imagen, explica a Infobae Cultura que uno de los grandes valores del MAC es su esencia federal y que esa condición convierten al encuentro en un momento esperado: "Es muy importante porque ayuda a que la escena de todo el país no se disuelva, a que se interconecte". Y ese "amor federal", como lo llaman, los incentivó a invitar a artistas de Rosario y La Plata que no trabajan con la galería solo "para apoyarlos".

Herminda Lahitte, de la porteña galería Hache, sostiene que "en términos de mercado, por fuera de Buenos Aires, es la feria más importante. Nosotros representamos a artistas que viven y trabajan en sus contextos locales, rompiendo un poco esto de que tenés que mudarte a Buenos Aires para poder construir o legitimar tu carrera como artista". Mientras que para Valeria Anzuate, de la misionera M.o.r.t.e.r.o, el MAC es una reunión que además ayuda a "relacionarse con otros espacios y artistas" y que eso "produce un enriquecimiento invaluable".

Francisco Marchiaro, secretario de Cultura de la Municipalidad de Córdoba, explicó a Infobae Cultura: "El mercado de arte es una feria de acá y de ahora, no compite, ni es el lado B de ArteBA, que es más global, que sinergiza con Shanghai, con ARCO, con Miami. Nosotros somos una feria para las condiciones de producción de Latinoamérica, por eso los países invitados han sido Brasil, Bolivia y Perú".

Por su parte, Andrés Gribnicow, secretario de Cultura y Creatividad del Ministerio de Cultura de la Nación, agrega: "El Mercado de Arte Contemporáneo se convirtió en un centro para la exposición y venta de obras de artistas de todo el país. Una feria bien federal en una ciudad que tiene una agenda donde la cultura y sus industrias creativas son parte de la estrategia para su desarrollo".

Así, el MAC trasciende la escena local al convocar a galerías de Santa Fe, Catamarca, Río Negro, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Buenos Aires, Mendoza, San Luis, Misiones, Neuquén y suma otras de Perú y Chile.

"Desde el ministerio apoyamos la llegada de gran parte de estos galeristas de todo el país para participar de este evento que genera nuevas oportunidades para los artistas que viven en las provincias argentinas y que están lejos del tradicional centro, que es Buenos Aires", relata Gribnicow a Infobae Cultura.

Obra de Javier Bellomo
Obra de Javier Bellomo

En ese sentido, Alejandro Dávila, director de la local Sacha D, sostiene que la feria "tiene un rol muy importante, porque ha permitido abrir el abanico y convocar a mucha gente". Con potentes obras de Javier Bellomo y Gabriela Acha, Dávila comenta que desde sus inicios "se fue construyendo una buena identidad como feria y ha contribuido al comercio general local de las galerías de arte y también a que se generen nuevos coleccionistas, como a generar una conciencia de que tener, convivir e invertir en arte es bueno".

"Descentralizar el comercio en el arte y apostar por las provincias es fundamental, ya que muchísima cantidad de artistas con cuerpos de obra maravillosos pueden encontrarse en otro interior y dialogar con otros interiores", añade María Laura Martínez, de Púrpura, Santa Fe.

Desde sus inicios, dicen desde la organización, el crecimiento es sostenido y es parte de una clara política pública de convertir a la ciudad en una referencia no solo del país, sino también de la región. Pero para eso, primero deben crear las condiciones en casa.

"Los flujos de público han ido creciendo tanto por unidad, como en volumen total de ventas. Esto tiene que ver con un caudal de coleccionista que cada vez se fijan más en este tipo de propuesta y en esta feria en particular y, por otro lado, en una decisión política de Ramón Mestre, a partir de la cual la mitad de la secretaría de cultura está dedicada al desarrollo y la cooperación cultural, lo que se entiende como Economía Creativa. La feria de arte no nació como algo decorativo, ni del amor de los coleccionista o de los artistas. Es un evento sectorial para promover ese tipo de economía", dice Marchiaro.

Uno de los grandes desafíos, explican, es generar una nueva generación de coleccionistas: "Estamos apostando a la primera compra, tenemos obras desde seis mil pesos, por lo que dos profesionales pueden acceder a través de los planes de pago. Tenemos programas de Mediación, que apuntan a que en el mediano y largo plazo, los que hoy son estudiantes universitarios compren arte".

Ruth Benzacar es una galería porteña con una extensa y reconocida trayectoria. Sin embargo, es la primera vez que participan y Orly Benzacar, su directora, le confiesa a Infobae Cultura estar asombrada por el crecimiento del MAC: "Hace tres años vine a dar una charla sobre galerismo para colegas y lo que más me sorprende es que la feria que vi entonces poco tiene que ver con la de hoy. Hay muy buena calidad de propuestas, dio un salto tremendo".

Para Benzacar la "mirada más federal" del MAC ayuda a "salir de Buenos Aires para poder abrirnos todos": "Es una puerta que se abre que es muy interesante, que genera una relación recíproca. Córdoba, como Rosario, tiene una gran cantidad de artistas interesantes y una plataforma como la feria va a generar que se desarrolle aún más. El coleccionismo local es sorprendente, aunque también vienen muchos de Buenos Aires".

En el medio del recorrido, oculto detrás de las sombras, en lo que alguna vez fue el sótano del Cabildo, se encuentra Casa Taller, un lugar surgido por y para el under, que también tiene su lugar en el MAC. El poeta Augusto Orta Córdoba, devenido en gestor cultural, explica: "Creamos una instalación lumínica, a través de objetos básicos con una lectura política, en un lugar que fue un centro de detención de los jesuitas. No somos una galería, sino un equipo de artistas que a partir de un espacio autogestionado busca generar un diálogo más profundo, donde realmente se hable de arte y de cultura, y que no sea un lugar para posar, sino para hacer".

En el sótano del Cabildo
En el sótano del Cabildo

Un mundo de colección

Una de las características que dotan al MAC de un importante atractivo para los galeristas es el movimiento que se produce a través de los coleccionistas, quienes, a su vez, tienen una agenda paralela, casi como una "ceremonia secreta" en la que no solo participan de la feria, sino que además realizan encuentros en museos, casas y galerías.

"El MAC se transformó en algo más que una oportunidad para comprar arte. Llegan alrededor de 100 coleccionista de toda Argentina y países de la región, con quienes nos juntamos para compartir, dialogar sobre arte, sin fines comerciales. Solo disfrutar, así que son días intensos, agotadores", comenta José Luis Lorenzo, un coleccionista singular, que con las alrededor de 900 adquisiciones que realizó a lo largo de su vida realiza exposiciones anuales en Espacio Colón, una suerte de galería a la que se tiene acceso solo con cita previa.

Y gracias a coleccionistas, en este caso de Chile, Carolina Musalem, directora de la galería Factoría Santa Rosa del país trasandino, decidió participar del evento: "Nos habían llegado buenos comentarios de parte de coleccionistas chilenos que participaron de ediciones anteriores en términos de la curatoría, la calidad de las obras y de las galerías. A principio de año participamos en FACA, en Buenos Aire, que funcionó bien y decidimos continuar en ruta en el mercado argentino. Esta feria, al no tener un costo alto, permite trabajar con más libertad. Trajimos artistas jóvenes por un término de precios, queríamos valores asequibles con obras de buena calidad".

Con respecto a los valores de las obras, Infobae Cultura pudo comprobar que van desde los USD 200 a los 35 mil, según la galería, renombre del artista, tamaño de obra y otras particularidades.

Justina Socas, directora de ventas de Revolver, de Perú, el país invitado, suma: "Sabemos que en Córdoba se empezó a gestar un coleccionismo interesante, que surgió de acá, así que esperamos conocer este mercado". Y con respecto a la propuesta dice: "Somos una galería limeña, con una sede en Argentina, trajimos dos artistas peruanos (José Carlos Martinat y Ishmael Randall Weeks), dos argentinos (Martina Quesada y Vicente Grondona) y uno mexicano (G.T. Pellizzi).

Para aquellos que prefieran ir al cine en vez de recorrer obras, también pueden hacerlo a través del Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49), donde se proyectarán películas especializadas que abordan las temáticas relacionadas la nueva edición de la feria -hasta el miércoles 22 de agosto inclusive- con títulos como Mujer nómade (Martín Farina), Mi gorra brilla (animación de Celeste Onaindia), Guacho (Matías Magnano), LLuvia de jaulas (César González) y La prima sueca (Inés Barrionuevo y Agustina San Martín).

*Mercado de Arte Contemporáneo
Cabildo y Plaza San Martín, Córdona
Del 17 a 20 de agosto de 14 a 21hs
Entrada libre y gratuita.

SEGUÍ LEYENDO