El presidente Alberto Fernández se reunió ayer con un grupo de referentes de movimientos sociales porteños que articulan la asistencia social en los barrios vulnerables de la ciudad de Buenos Aires, donde se están ampliando los casos de contagios por COVID-19 en el peor contexto social posible como es el hacinamiento o, peor, la ausencia de agua corriente, como sucedió en el caso del Barrio Carlos Mujica, o Villa 31.

Sé que tienen problemas y vamos a ayudar a resolverlos, quiero que los que están sufriendo no sufran más, expresó el Presidente, que incluyó en el encuentro al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Sabina Frederic (Seguridad), Agustín Rossi (Defensa), Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres) y a la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

En el anfiteatro de la Residencia de Olivos, los referentes sociales expusieron “un informe pormenorizado sobre la situación en los barrios populares”, en el que dieron detalles del acceso al agua, la distribución de alimentos, el subsidio para la compra de garrafas, el riesgo eléctrico con el que conviven y la multiplicación de los casos de dengue.

A modo de respuesta, el Gobierno puso a disposición un predio con 700 camas que servirán como espacio de aislamiento y realización de testeos. Es el segundo contacto que mantiene Alberto Fernández con referentes sociales de las villas porteñas en medio de la discusión entre Nación, provincua y ciudad de Buenos Aires por el aumento de los contagios. Tras la muerte de Ramona Medina en la Villa 31, referente de La Garganta Poderosa, otro integrante de ese colectivo, Ignacio Levy, fue invitado a Olivos.

Del encuentro de ayer también participaron el senador nacional Mariano Recalde, la diputada nacional Paula Penaca y los legisladores porteños Claudio Ferreño, Javier Andrade y María Rosa Muiños, además de los referentes comunales del Frente de Todos Ignacio Alvarez (Comuna 4) y Miguel Eviner (Comuna 8).

Luego de la reunión, Muiños destacó que “el Presidente se comprometió a transmitir las preocupaciones y propuestas al Jefe de Gobierno de la Ciudad”.

La legisladora hizo hincapié en la falta de protocolización, "ya que a partir del programa Detectar que lleva adelante el Gobierno nacional, el GCBA no ha protocolizado la identificación del caso, la comunicación a la persona, en qué lugar se espera el resultado y dónde se hace el aislamiento”.

“Esto provoca que los casos se disparen aún más y por fuera de la villa, específicamente en los hospitales, exponiendo a pacientes con otras patologías y al personal de la salud”, precisó.

Por otro lado, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, también convocó a referentes de barrios populares para analizar la situación sanitaria en esos sectores, tanto en lo que se refiere a la pandemia del coronavirus como al brote de dengue y el acceso a servicios esenciales. La convocatoria fue realizada en las últimas horas por la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad, María Migliore.

“Ayer (miércoles) a la noche, una hora después de salir de Olivos, recibí un mensaje de María Migliore diciéndonos que ahora Horacio Rodríguez Larreta nos quiere recibir, a los que hace un par de días hacíamos `politiquería´”, contó el Ignacio Levy en radio Metro. El referente social señaló que le transmitirán la propuesta del mandatario porteño a la familia, a las amigas y a la asamblea de Ramona (Medina), “para que ellos definen si se debe asistir o no”.

“Nada cambia, ni este llamado, ni la reunión, la responsabilidad política que tienen de no haber garantizado los derechos constitucionales de Ramona”, agregó.

Asimismo, el referente de La Poderosa anticipó que presentarán una denuncia contra el Gobierno porteño ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por “el abandono de persona en particular y por la situación en general” en los barrios vulnerables de la Ciudad.

Respecto al encuentro con Alberto Fernández, indicó que el propio mandatario le manifestó que “había empezado a entender que la situación en los barrios no era como se la estaban contando, ni siquiera las autoridades de la Ciudad”.

Seguí leyendo: