Un perro con mascarilla y zapatos en Shanghái, 2 marzo 2020. REUTERS/Aly Song
Un perro con mascarilla y zapatos en Shanghái, 2 marzo 2020. REUTERS/Aly Song

Si bien, la primera prueba que se le practicó al pomeranian adulto dio “positivo débil” al virus, no mostraba síntomas y salió de cuarentena el sábado último después de los resultados negativos de otros testeos. “Los resultados de la secuencia (del gen) indican que el virus probablemente se propagó de las personas infectadas y posteriormente infectó al perro”, señaló en un comunicado el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación de Hong Kong (AFCD).

El perro había sido diagnosticado con Covid-19, lo cual llamó la atención de las autoridades ya que se llegó a considerar que los animales de compañía podrían ser puntos de contagio y sufrir afectaciones por la enfermedad. Pero, al igual en el caso de las personas, todo está siendo investigado.

Ana Cristina Bratanich, experta en Virología Animal, analizó el caso del perro muerto en China y el veterinario Miguel Onofrio Longo explicó cómo cuidar a los animales de la familia ante esta pandemia y qué recaudos tomar al sacarlos a pasear.

¿Puede una persona infectada de COVID-19 contagiar a un animal?

El Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación de Hong Kong (AFCD) informó este miércoles que no hay evidencia de que los perros puedan ser una fuente de infección por COVID-19 para los humanos o que los animales mismos puedan enfermarse después de contraer el virus, según reveló el South China Morning Post. En particular, “el pomerania de 17 años infectado en China no se enfermó ni mostró ningún síntoma de enfermedad”, señalaron.

Al respecto, la médica veterinaria Ana Cristina Bratanich, titular de la Cátedra de Virología Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA, se refirió a la posibilidad de que el virus pueda ser transmitido por humanos a otras especies animales.

Murió en Hong Kong el perro que había dado positivo por coronavirus.
Murió en Hong Kong el perro que había dado positivo por coronavirus.

“Desde el punto de vista virológico, esta familia de virus tiene un largo historial de saltos de especie lo cual significa que puede adaptarse a multiplicar en un nuevo huésped (lo infecta, se multiplica y contagia a otros de su misma especie) que es lo que nos está pasando a nosotros. Esto es un fenómeno que lleva un largo tiempo para que se genere. En el caso actual de SARS-Cov2, el virus se originó aparentemente en murciélagos, luego habría pasado por una especie intermedia y finalmente infectó al humano. Que ocurrieran todos los eventos debe haber llevado años”, opinó la viróloga.

Perros en cuarentena en Iowa. (Foto: Heinz)
Perros en cuarentena en Iowa. (Foto: Heinz)

A ello agregó que a veces ocurren “aparentes saltos de especie que, en realidad, no lo son porque el huésped se deshace del virus rápidamente al no ser una población adaptada". En ese sentido, adelantó que se tratan de “eventos únicos, tal como sucedió con el canino de Hong Kong que fue positivo para el mismo coronavirus de su dueño”.

"El perrito —continuó la médica— fue hisopado tres veces y en las tres los resultados fueron positivos sugiriendo que no se trataba de una contaminación sino de una real, aunque limitada, infección. El virus detectado era muy similar al del dueño, lo que indica que el virus no llegó a adaptarse a caninos (y transmitirse entre ellos) porque, de haber sido así, el virus detectado hubiera sido diferente al del dueño y particular de los caninos”.

En ese aspecto, sugirió que “es muy probable que la muerte de este animal haya sido un evento fortuito debido a su edad y el stress de la cuarentena ya que nunca mostró síntomas”.

Además, la titular de la cátedra de Virología Animal de la UBA sostuvo que “hubiera sido útil para contestar esta pregunta que la dueña hubiera permitido la necropsia del animal y así poder analizar los distintos órganos por la presencia del virus”.

Finalmente, la catedrática afirmó que no es raro que virus humanos puedan infectar transitoriamente a otras especies animales. “Durante la pandemia del 2009 con el virus influenza H1N1 existieron precedentes de dueños que le pasaron el virus a sus perros o a sus gatos o a los cerdos que criaba”.

Cómo cuidarlos dentro y fuera de casa

Durante la cuarentena es importante restringir el contacto con los animales del hogar y otros animales mientras la persona esté enferma con COVID-19, tal como lo haría con otras personas. Las entidades veterinarias recomiendan que las personas afectadas con el virus limiten el contacto con los animales hasta que haya más información sobre el virus.

En ese sentido, el veterinario Miguel Onofrio Longo recordó: “Los animales pueden ser portadores del virus al igual que los objetos, como lo son los picaportes, el dinero, los pasamanos en un transporte público, etc. Todo eso puede ser portador del virus y nosotros contagiarnos, entonces, las normas básicas de higiene como lavarse las manos serán también imprescindibles en este caso”.

Sin embargo, agregó que pese a extremar ciertos cuidados “no hay que lavarles las patas a los perros ni sus rabos o colas cuando regresen de la calle, pero sí es importante aislarlos y cuidarlos”.

Para el médico veterinario es fundamental que nuestros animales “estén vacunados, desparasitados y en buen estado de salud porque eso hará que no se contagie de enfermedades y que esté protegido”.

Durante la cuarentena hay que tener los mismos cuidados con los animales que con otras personas, aconsejan los veterinarios. (Shutterstock)
Durante la cuarentena hay que tener los mismos cuidados con los animales que con otras personas, aconsejan los veterinarios. (Shutterstock)

Respecto a cómo sobrellevar los días de cuarentena, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugirió que “cuando sea posible” sea otro miembro del hogar quien cuide a los animales mientras su dueño esté enfermo.

“Si el dueño del animal está enfermo con COVID-19, evite el contacto con su animal, incluyendo caricias, acurrucarse, ser besado o lamido, y compartir comida. Si debe cuidar a su mascota o estar cerca de animales mientras está enfermo, lávese las manos antes y después de interactuar con ellas y use una máscara facial”, recomienda el CDC.

Además, pide que las personas infectadas busquen paseadores de confianza y quien cuide a sus animales mientras están enfermos.

Teniendo en cuenta estos recaudos, las organizaciones de bienestar animal de Hong Kong enfatizaron que es poco probable que los dueños de los animales domésticos contraigan COVID-19 de sus animales.

China: voluntarios rescatan animales abandonados por el coronavirus.
China: voluntarios rescatan animales abandonados por el coronavirus.

Ante ese temor que se generalizó en China donde abandonaron a miles de perros y gatos, por ejemplo, el veterinario Longo pidió “no entremos en pánico". “Recordemos que en China las autoridades recomendaron hasta abandonar a las mascotas y que hubo casos en los que los propios dueños los mataron por temor al contagio o por pensar que los contagiaron de coronavirus. Eso me parece una aberración. No está probado que un animal pueda contagiar a una persona", sostuvo.

Cómo sacarlos a pasear y qué precauciones durante el paseo

Respecto al momento del paseo de los animales, el veterinario Miguel Longo sugiere: “En zonas de alto riesgo, los paseos diarios con ellos deben reducirse al mínimo y tener en cuenta que prevenir en nosotros, desde lo fundamental, será lo más importante: estar sanos, tratar de controlar nuestra salud, alimentarnos bien, hacer ejercicios para cuidarnos a nosotros y a nuestros animales”.

En caso de que la persona que viva con el animal deba cumplir la cuarentena sugirió: “Si la persona tiene que hacer cuarentena, su animal también debe cumplir ese periodo en casa. No hay riesgo de que el perro se contagie nada, lo que sería una antropozoonosis. Hay que jugar con él tomando recaudos de no pasarle nuestros nervios", dijo Longo.

En ese sentido, aseguró que "la mejor manera de pasar esos días es en calma y en paz porque el animal tiene que adaptarse a la nueva situación sin que nada lo ponga nervioso porque si está acostumbrado a salir a pasear esta es una situación nueva también para él y no va a ser fácil, pero si uno lo calma, lo mima y juega con él eso estará bien para el perro”.

“En zonas de alto riesgo, los paseos diarios con los perros deben reducirse al mínimo y tener en cuenta que prevenir será lo más importante”, recomendó el veterinario Longo.
Un hombre con mascarilla con un perro en la plaza del Duomo, Milán, Italia, 10 marzo 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo
Un hombre con mascarilla con un perro en la plaza del Duomo, Milán, Italia, 10 marzo 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo

Al respecto, la médica veterinaria Carolina Chavez recomendó que los animales que vivan en casa con jardín, parque, terraza o accesos exteriores “se les enseñe a adaptarse a esos espacios”. Pero si viven en departamento y está acostumbrado a salir al menos dos veces al día para hacer sus necesidades, "lo ideal es que la persona pueda buscar una solución”.

A ese consejo sumó otros referidos a la limpieza. “Si lo saca un paseador u otra persona que tenga la llave de casa, hay que limpiar los picaportes con solución de agua alcoholizada al 70 %, pedirle que use alcohol en gel antes de tocar la correa o elementos del perro, que no se toque la cara mientras esté en contacto con el animal y que al devolverlo no se salude con la persona en cuarentena”.

Por su parte, la especialista en Virología Animal, aconsejó que tengamos los mismos cuidados con los animales que se tienen cuando se está con otra persona. "Por ejemplo, si una persona se lava las manos como corresponde y toma precauciones con sus parientes cercanos y con otros familiares como no besarlos, no tocarlos, etc., son esos mismos recaudos los que deberá tomar con su animal: no tocarlo, no dejarlo que nos bese, hay que resistir el contacto. Es un pequeño pariente al que no hay que permitirle que esté en contacto tuyo si estás infectado”.

En tanto, la World Small Animal Veterinary Association (WSAVA) recomendó que si una persona tiene síntomas o casos confirmados trate de no estar en contacto con los animales porque no se sabe a ciencia cierta qué puede pasar con ellos.


Seguí leyendo: