Estados Unidos reclasificaría la marihuana como droga de bajo riesgo: qué oportunidades genera en Colombia

En EE. UU., la marihuana es clasificada en la misma categoría que la heroína o las metanfetaminas desde 1971

Guardar

Nuevo

Estados Unidos reclasificaría la marihuana como droga de bajo riesgo - crédito Nicolas Stulberg
Estados Unidos reclasificaría la marihuana como droga de bajo riesgo - crédito Nicolas Stulberg

La decisión del Gobierno de Estados Unidos de reclasificar la marihuana, pasándola a una categoría de menor riesgo comparable a medicamentos bajo receta como los esteroides anabólicos, podría tener implicaciones significativas no solo en suelo norteamericano, también en Colombia, especialmente en el ámbito de la marihuana medicinal.

Este cambio, que se distancia de la clasificación previa de la marihuana junto a sustancias como la heroína y el LSD desde 1971, abre las puertas a un reconocimiento oficial de los potenciales beneficios médicos del cannabis y su estudio en profundidad.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

La medida, anticipada para beneficiar especialmente la industria del cannabis medicinal, podría llevar a una mayor inversión en investigación científica y desarrollo de productos en Colombia - crédito Mario Baos/EFE
La medida, anticipada para beneficiar especialmente la industria del cannabis medicinal, podría llevar a una mayor inversión en investigación científica y desarrollo de productos en Colombia - crédito Mario Baos/EFE

Para Colombia, un país con una creciente industria de marihuana medicinal, esta revaluación podría significar una expansión notable en el mercado estadounidense. Con Estados Unidos dando pasos hacia una regulación que facilita el acceso y la investigación médica del cannabis, los productores colombianos de marihuana medicinal podrían encontrar nuevas oportunidades de exportación y colaboración en investigación y desarrollo.

La medida, anticipada para beneficiar especialmente la industria del cannabis medicinal, podría llevar a una mayor inversión en investigación científica y desarrollo de productos en Colombia. Además, facilitaría las asociaciones entre entidades colombianas y estadounidenses en el desarrollo de terapias innovadoras y expansión de su oferta de productos en Estados Unidos, donde el uso de cannabis con fines terapéuticos ya es legal en varios estados.

Este cambio en la política estadounidense también podría incentivar al Gobierno colombiano y a los reguladores a fortalecer el marco legal y de seguridad respecto a la producción y exportación de cannabis medicinal, asegurando que el país pueda competir efectivamente en el mercado internacional bajo los nuevos parámetros establecidos por Estados Unidos.

Con la DEA contemplando esta reclasificación y la potencial ampliación del acceso a la marihuana medicinal, el sector en Colombia podría ver un incremento en la demanda de sus productos - créditos Infobae Colombia
Con la DEA contemplando esta reclasificación y la potencial ampliación del acceso a la marihuana medicinal, el sector en Colombia podría ver un incremento en la demanda de sus productos - créditos Infobae Colombia

Además, con la DEA contemplando esta reclasificación y la potencial ampliación del acceso a la marihuana medicinal, el sector en Colombia podría ver un incremento en la demanda de sus productos, impulsando la economía y generando más empleo en el país. Esto, a su vez, podría conducir a una transformación de la percepción pública sobre la marihuana, enfatizando su valor medicinal por encima de los estigmas asociados a su uso recreativo.

Por último, el relajamiento de las restricciones federales en Estados Unidos y el reconocimiento de los beneficios médicos del cannabis marcan un momento histórico que Colombia podría no pasar por alto. La reclasificación traería solidez de Colombia como referente del cannabis para uso medicinal aprovechando su clima favorable, experiencia en el cultivo y marco regulatorio.

¿Crisis de la marihuana medicinal en Colombia?

La reciente decisión de Estados Unidos de modificar la clasificación de la marihuana coincide con una fase crítica para la industria del cannabis medicinal en Colombia. Siete años después de que Colombia legalizara el cannabis para fines medicinales, atrayendo inversiones principalmente de Canadá y acumulando hasta 500 millones de dólares en el sector, el panorama ha cambiado dramáticamente. En el 2023, la clausura de 200 empresas, de un total de 600, prendió las alarmas entre los inversores y productores.

Mauricio Krausz, director de Plena Global, una compañía que exporta a países como Alemania, Reino Unido, Australia e Israel, expresó su preocupación durante una visita a los cultivos de marihuana, señalando una oportunidad perdida por parte de la legislación colombiana.

“Lamentablemente uno de los pasos que faltó hacer es una regulación robusta y un desarrollo del mercado local colombiano, eso hace que nosotros, las empresas y los productores, tendríamos que enfocar nuestros esfuerzos y nuestros recursos en poder sacar un producto que podamos exportar”, indicó a la Voz de América.

El inicial fervor que siguió a la legalización del cannabis medicinal en 2017 dio paso a la frustración y el desaliento entre muchos productores - crédito Robert F. Bukaty/AP
El inicial fervor que siguió a la legalización del cannabis medicinal en 2017 dio paso a la frustración y el desaliento entre muchos productores - crédito Robert F. Bukaty/AP

El inicial fervor que siguió a la legalización del cannabis medicinal en 2017 dio paso a la frustración y el desaliento entre muchos productores. Las expectativas puestas en esta nueva industria se han visto truncadas por la necesidad de cerrar invernaderos, despedir a trabajadores y dejar abandonados los cultivos, ahora invadidos por las malas hierbas.

Esta situación se agravó aún más con el estancamiento de una propuesta legislativa en el Congreso, que aspiraba a legalizar el uso recreativo de la marihuana, un avance natural esperado por el sector tras el reconocimiento del uso medicinal. En la actualidad la legislación colombiana sigue prohibiendo la venta de marihuana, aunque permite el cultivo de hasta 20 plantas y la posesión de hasta 20 gramos para consumo personal.

En este contexto, el giro en la política estadounidense podría ofrecer un impulso necesario para la revitalización del mercado colombiano del cannabis medicinal, alentando a los productores a adaptarse y a buscar nuevas oportunidades de exportación hacia mercados donde las regulaciones se están relajando.

Guardar

Nuevo