Mauricio Macri se molestó y ante los gritos desde las bancas oficialistas retrucó: "Los insultos no hablan de mí, hablan de ustedes".

Entonces Agustín Rossi, precandidato a presidente y jefe del bloque del Frente para la Victoria, se paró y eufórico señalaba a uno de los palcos ocupados por oficialistas que gritaban "no vuelven más".

Cuando terminó la Asamblea Legislativa algunos diputados, pocos, salieron al Salón de los Pasos Perdidos a hacer declaraciones. Uno de ellos aseguró que Cambiemos rompió el acuerdo al que habían  llegado los jefes de todos los bloques el día anterior que establecía que ningún diputado o senador llevaría colaboradores.

Así en los palcos hubo fotógrafos, periodistas y algunos pocos invitados. Y en las galerías y pasillos hubo mucha menos gente que en cualquier sesión o actividad parlamentaria. Por momentos hubo sitios casi vacíos. No hubo community managers, apenas unos pocos jefes de prensa, no se vio a secretarios, ni asesores, ni colaboradores. De hecho se vio a casi todos llegar solos desde sus despachos.

Agustín Rossi, jefe del bloque del Frente para la Victoria (Maximiliano Luna)
Agustín Rossi, jefe del bloque del Frente para la Victoria (Maximiliano Luna)

Pero los K defendieron a Emilio Monzó, todavía presidente de la Cámara de Diputados. "El cumplió todos los acuerdos" le dijo a Infobae al denunciar que a último momento se completaron los palcos con invitados desde la otra Cámara y por eso el enojo de Rossi.

Además, hubo coincidencia entre los habitués al decir que nunca se había visto una apertura de sesiones tan tensa y con tanta efusividad por parte del oficialismo y especialmente de la oposición. Y a diferencia de los discursos de Cristina Kirchner cuando fue presidenta no hubo 'hinchadas' propias en las bandejas.

Lo que no se vio lo contó una importante legisladora de Cambiemos: "Luego hubo paz y amor, incluso con la oposición, en la inauguración de los nuevos salones que están debajo del recinto, donde estaban los baños y un depósito. Todos estaban admirados", confesó sobre las últimas obras en el Palacio que incluyen un salón para estar, comer, descansar y baños nuevos.