El Secretario de Infraestructura y Política Hídrica, Pablo Bereciartua, es un fanático de la natación y suele pasar las Fiestas en Mar del  Plata, ciudad que visitó este último año con frecuencia por las obra que encaró allí el Gobierno nacional.

Cada vez que puede aprovecha a practicar a cielo abierto su deporte favorito, además de nadar tres veces por semana en Buenos Aires.

Bereciartua siguió los consejos del Gobierno y recibió el Año Nuevo junto con su familia en La Feliz y fue así que se lo vio nadando en la zona de la playa Alfar al sur de Punta Mogotes.

La natación a cielo abierto requiere destreza y cierta experiencia por los riesgos de sufrir accidentes y los nadadores tienen la obligación de usar una boya inflable para poder ser reconocidos por embarcaciones. El funcionario cumplió y salió con su boya correspondiente.

En 2018 se terminó la nueva planta de tratamiento para la ciudad en la zona de Camet y actualmente avanzan con un acueducto grande y una obra contra inundaciones del arroyo del Barco que desemboca en la zona del puerto y que se inunda siempre y que el funcionario visita periódicamente.

De todos modos las vacaciones fueron cortas. Ya regresó a la Capital y a su oficina en el Ministerio de Hacienda, aunque él depende de Interior y de Rogelio Frigerio, a la espera de otra escapada veraniega.