El ex ministro de Economía Axel Kicillof viajó a Paraná, Entre Ríos, donde participó del lanzamiento de la Unidad Ciudadana de Cristina Kirchner.

El desembarco del economista tuvo lugar en un club de Paraná, de la mano del ex gobernador Sergio Urribarri.

Dicen que el joven porteño sorprendió a los referentes de los distintos sectores, lechero, porcino, agropecuario, por su conocimiento sobre los números de la economía entrerriana y por el fuerte discurso que  pronunció y que duró ¡65 minutos! En su arenga hizo una autocrítica ("cómo no vamos a cometer errores", se excusó) y reivindicó a Keynes, además de pedir a la militancia que salga a la calle para "concientizar e informar a la gente para ganar en 2019".

Kicillof tuvo varias reuniones con gremialistas, productores y organizaciones universitarias. En cada encuentro se lo vio lapicera en mano anotando toda la información que le transmitían. Tanto empeño llevó a algunos a preguntarse si el ex ministro de Cristina, aquel al que en un acto en 2014 ella llamó "chiquito", no estará pensando en ser candidato en el 2019.

No por casualidad Urribarri ofició de anfitrión. Hace meses viene charlando con Cristina Kirchner con la idea de volver a ser candidato a gobernador y enfrentar al también peronista Gustavo Bordet, a quien atribuye demasiada cercanía con la Casa Rosada y con la gestión de Mauricio Macri. Pero Urribarri ya fue dos veces gobernador y la Constitución provincial impide un tercer mandato, ni siquiera alternando con otro mandatario. Por eso algunos constitucionalistas afines al kirchnerismo analizan si es posible aplicar la Carta Magna desde su segundo mandato y no contabilizar el primero que tuvo lugar antes de la reforma del 2008.