Los productores argentinos ya tienen negociados más de un millón de toneladas de cebada de calidad que se utiliza para la elaboración de malta para cerveza
Los productores argentinos ya tienen negociados más de un millón de toneladas de cebada de calidad que se utiliza para la elaboración de malta para cerveza

Por primera vez en la historia, la Argentina tiene vendida casi el 90% de su producción de cebada sin haber sido todavía cosechada. De esta manera, el país se convierte en un actor cada vez más importante en el escenario exportador de este cereal, que no sólo comercializa al mundo su versión forrajera, sino también la de máxima calidad que exige la industria alimenticia, la cervecera.

En diálogo con Infobae, el asesor técnico independiente, Fidel Cortese, recordó que "se venía advirtiendo que la cebada de calidad iba a ser un bien escaso y que era una oportunidad para el país". Este Ing. Agrónomo de Tres Arroyos afirmó que este 2018 "es un año particular para este cultivo porque se dieron muy buenas condiciones a nivel internacional que repercutieron en la Argentina, cuando el productor estaba tomando la decisión de siembra".

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), al igual que el trigo en varios países productores, la cebada padeció las mismas condiciones secas y calurosas que predominaron en agosto y principios de septiembre.

La falta de agua, combinada con altas temperaturas en periodos claves del cereal, afectó no solo a los rendimientos sino también  la calidad del grano obtenido

Cultivo actual

El trabajo de la BCR señala que las condiciones climáticas adversas en esta campaña afectaron a cuatro de los principales productores mundiales: Rusia, Australia, Ucrania y la Unión Europea. Esta merma no fue compensada por la mayor producción del resto de los países.

Según las cifras del Consejo Internacional de Cereales, las existencias finales del ciclo 2018/19 marcarían por segundo año consecutivo un nuevo récord negativo, con existencias que se retraen a la cifra más baja desde la campaña 1995. La combinación de una caída en los rindes y la calidad de los granos junto a una renovada demanda por parte de China, impulsan a la cebada a un escenario alcista en los precios.

El mundo cuenta con los stocks más bajos de cebada de los últimos 23 años. Esto abre una posibilidad a una mayor inserción de la producción local en el mercado internacional
El mundo cuenta con los stocks más bajos de cebada de los últimos 23 años. Esto abre una posibilidad a una mayor inserción de la producción local en el mercado internacional

Cortese detalló que "hubo problemas en Europa, principalmente en Alemania y algunos sectores de Francia e Inglaterra. Esa ola de calor afectó a los cultivos de invierno e hizo que los proveedores mundiales de cebada de calidad estuvieran muy justos en su producción".

Mientras tanto, aquí en la Argentina la superficie sembrada creció 11,1% pasando de 900 mil hectáreas en el ciclo 2017/2018 a un millón en la actual campaña. De acuerdo al último Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la cebada sembrada mantiene una condición de cultivo entre normal y excelente, y la totalidad de la superficie implantada transitan etapas críticas de espigazón y llenado de grano. La entidad porteña destacó que los lotes más adelantados se encuentran en las regiones del centro del área agrícola, donde la cosecha podría comenzar en el transcurso de las próximas semanas.

Valor argentino

Cortese subrayó que "la particularidad de este año es que ya hay contratos forwards por 1,1 millones de toneladas  para la calidad cervecera. A esta altura la cebada recién está espigando y ya está vendido el 90% de la producción que se va a embarcar entre diciembre y marzo; eso nunca había pasado en nuestro país".

Cabe recordar que este tipo de acuerdo no se negocia en mercados sino a través del entendimiento entre partes para comprar o vender un determinado activo con fecha y precio futuros establecidos al momento de contratación; se liquida íntegramente al vencimiento con entrega del físico y pago correspondiente.

La BCR señala que, "en línea con la activa demanda interna, las declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) de la cebada total a la fecha se despegan significativamente a lo declarado el ciclo previo. El total de cebada comprometida con el exterior se ubica en 1,4 millones de toneladas (entre ambas calidades)".

Sobre este punto, los técnicos de la Bolsa recuerdan que hasta mediados de octubre las DJVE para el tipo 'forrajera' pasó de 30.000 toneladas del ciclo 2017/18 a 310.950 toneladas en la campaña actual; mientras que para la 'cervecera' se incrementó de 17.500 toneladas a 1.113.500 toneladas, entre un año y otro.

Este panorama de una fuerte demanda y un tirante stock inicial, generaron para la cebada argentina precios atractivos que impulsaron un crecimiento del área sembrada, sumado a que el panorama internacional le brinda soporte a los precios, según expresaron en Rosario.

Respecto a las cotizaciones, Cortese explicó que "por cebada cervecera se hicieron operaciones con precios que oscilaron los USD 220 y los USD 250 por tonelada y la forrajera también siguió ese ritmo de precios ya que se hicieron forwards a cosecha entre USD 185 y USD 220. Son valores más que interesantes, inclusive algunos fueron superiores a los del trigo".

El especialista agregó que "hoy prácticamente no hay cebada disponible de la cosecha anterior, aunque sí del trigo; por eso los valores se están viendo por el disponible del trigo son muy importantes, pero si se mira los forwards a cosecha, el trigo está a la altura de una forrajera en USD 190 y la cervecera se despega a USD 220/230″.

Cebada al mundo

La superficie implantada con el cereal subió más del 11% y esta campaña alcanzó el millón de hectáreas
La superficie implantada con el cereal subió más del 11% y esta campaña alcanzó el millón de hectáreas

Según las estadísticas del INDEC, citadas por la BCR, Arabia Saudita lidera las compras de cebada forrajera con el 54% en la participación del volumen total de este cereal exportado por argentina en los últimos 3 años. El volumen restante está diversificado en varios países mayormente asiáticos. Cortese afirmó que "últimamente hemos vendido a India y Vietnam, países a los que tradicionalmente no ingresábamos. El sudeste asiático es un mercado importante, por lo que la Argentina se está posicionando como un jugador importante con la cebada cervecera".

El asesor técnico explicó que "la particularidad que tiene la Argentina en su mercado forrajero es que entramos en los países árabes y los del Norte de África entre diciembre y marzo, período en que los principales exportadores del mundo, como Rusia y Ucrania, tienen congeladas sus carreteras, vías férreas y puertos, por lo que la logística es muy complicada. En esa época, los productores cargan su embarque y evitan los costos adicionales de almacenaje; además el plazo de pago de la exportación es bastante corto, a diferencia a sectores de la industria que tiempos más largos, lo que le permite al productor financiarse".

"Hace unos dos años, China desplazó a Arabia como el principal importador mundial. Aumenta su estimación de importación a casi 10 millones de toneladas. Compra principalmente cebada cervecera y en general es abastecido por Canadá (que tuvo problemas de calidad) y Australia, que está atravesando una sequía muy fuerte", se entusiasma Cortese.

"Si se confirma la pobre cosecha australiana, que pasaría de 9  a 7,5 millones de toneladas  del año pasado a este, vamos tener buenas oportunidades con las demandas del Gigante Asiático. Hay que seguir de cerca la evolución de la guerra comercial con los EE.UU., que si se profundiza, podría aumentar la demanda de cebada forrajera", agrega Cortese.

Según Sofía Corina y Julio Calzada, de la BCR, para el próximo ciclo 2019/20, si no hay inconvenientes productivos de gran índole en nuestro país, habría una recuperación de los stocks iniciales. Queda por ver si surgen nuevos compradores externos que absorban dicho excedente argentino. Por su parte, el mundo cuenta con los stocks más bajos de cebada de los últimos 23 años abriendo una posibilidad a una mayor inserción de la cebada local en el mercado internacional.