A la tercera generación del Volkswagen Beetle le queda poco tiempo en la línea de montaje (Getty)
A la tercera generación del Volkswagen Beetle le queda poco tiempo en la línea de montaje (Getty)

Frank Welsch, jefe del departamento de Investigación y miembro del Comité Ejecutivo de Volkswagen (VW), aseguró: "Un clásico puede resucitar una o dos veces, no cinco". Hablaba del Beetle y de su devenir. Confirmaba la desaparición de un automóvil con nombre propio, transversal a la evolución de la industria. El adiós será un letargo, un angustiante ocaso hasta el fin de la actual generación, la última. VW decretará el certificado de defunción del modelo cuando cese la producción del New Beetle.

En 1972 llegó a ser el auto más vendido en todo el mundo
En 1972 llegó a ser el auto más vendido en todo el mundo

Su erradicación de la línea de montaje cae por peso propio. En los últimos años su desempeño comercial fue deficiente: vendió apenas 25.127 unidades a nivel global en todo 2016 cuando modelos como el Golf acumulan operaciones mensuales por más de 30 mil patentamientos. Los 34 mil millones de euros de inversión destinados a fomentar la movilidad eléctrica propician la extinción de un modelo anclado en sus años de gloria.

El Volswagen Beetle mantuvo el diseño como parte de su identificación (Getty)
El Volswagen Beetle mantuvo el diseño como parte de su identificación (Getty)

El futuro de la industria parece dominada por la automatización, la electrificación y la tecnología como matriz. No queda lugar para los sentimientos, la pasión y la emoción. El Beetle es uno de esos autos con adherencia popular en cada rincón del planeta. Desde sus inicios fue catalogado "el auto del pueblo" por su compromiso con la democratización de la movilidad. Nació bajo idea de Adolf Hitler y obra de Ferdinand Porsche, ingeniero y constructor. La premisa era motorizar al pueblo germano sobre una unidad eficiente, accesible, modesta y creativa.

Herbie, famoso por la película The Love Bug, extendió la figuración del auto al cine y del cine al mundo
Herbie, famoso por la película The Love Bug, extendió la figuración del auto al cine y del cine al mundo

Su raíz se oscurece por su vinculación a un escenario sociopolítico teñido de tragedia. Pero su trascendencia viró hasta configurar una personalidad simpática y seductora. Fue el KdF-Wagen (Kraft durch Freude Wagen, en alemán, "el auto de la fuerza mediante la alegría", en castellano) en denominación técnica, fue el Volkswagen Type 1 en certificado comercial y terminó siendo el Beetle mundial por una ocurrencia oportuna de un periodista del New York Times a finales de la década del cuarenta, quien asoció la silueta del vehículo con el escarabajo. El rótulo primero fue desestimado por las autoridades alemanas, quienes luego admitieron la severidad de la cultura popular y acuñaron el nombre.

Su mecánica traduce inteligencia al servicio de la practicidad. El motor de cuatro cilindros refrigerados inauguró una era. Su diseño desborda versatilidad, carácter, simplicidad, distinción, iconografía, atemporalidad. Atravesó épocas, fronteras, estatus sociales, estándares culturales. Su fabricación comenzó en 1945, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial. La idea fue concebida antes, pero el conflicto bélico interrumpió la materialización de un proyecto craneado en la década del treinta. El Beetle podía ser comprado por los mismos obreros que lo fabricaban a través de un plan de financiación. Hasta 1498 la comercialización del modelo fue circunscripto a integrantes de las fuerzas aliadas. Su apertura extendió la ingeniería automotriz alemana al mundo.

Una publicidad de Volkswagen en la que presentaba el New Beetle Cabriolet
Una publicidad de Volkswagen en la que presentaba el New Beetle Cabriolet

En 1972 se convirtió en el auto más vendido del mundo cuando superó las 15.007.034 unidades que registraba el Ford T. Hoy se ubica como el cuarto automóvil más repetido en todo el mapa, aunque su significación supere la trascendencia cultural de los modelos que lo superan en ventas: Toyota Corolla, Ford F-Series y Volkswagen Golf. En 1978, seis años después de haber alcanzado la cima de los patentamientos, el último escarabajo construido en Alemania emergía de la planta de Emden.

La evolución de un modelo con más de setenta décadas de historia
La evolución de un modelo con más de setenta décadas de historia

El modelo continuó en línea de montaje en México y Brasil. Hasta que el 30 de julio de 2003 el último sedán de la primera generación concluía la producción del mítico Beetle. En la planta de Puebla, el ejemplar 21.529.464 del modelo original cerraba la épica del auto con la silueta más reconocida de la historia, el auto con el diseño más duradero de todos los tiempos.

En 1997, desde el seno de Volkswagen decidieron reconstruir el Escarabajo original con una piel moderna. La segunda generación asumió el nombre de New Beetle, que irrumpió con un formato innovador aunque criticado por los más puristas del Fusca o del Vocho. El modelo fue reversionado en 2011 ya sin el prefijo "New", recuperando la nomenclatura básica y adoptando una estética más deportiva. Un último sutil restyling le dio forma, años posteriores, al cuerpo con el que el Beetle se despedirá.

El reemplazante del Beetle

Volkswagen modificó esquemas de negocios, estrategias comerciales y comportamientos corporativos tras el escándalo por el Dieselgate. El fraude en la emisión de partículas contaminantes le produjo una severa caída en concepto de imagen de marca y multas millonarias. En sus planes de reconversión, decidió expulsar al Beetle de su línea de producción (volverá, se presume, dentro de algunas décadas en una edición especial o en un prototipo futurista).

El I.D.Buzz Concept, la reinterpretación moderna de la vieja Kombi, será el reemplazante del Beetle
El I.D.Buzz Concept, la reinterpretación moderna de la vieja Kombi, será el reemplazante del Beetle

El espacio retro quedó huérfano en el portfolio de la marca. La idea es que el I.D.Buzz Concept reemplace al Escarabajo como la figura vintage en el catálogo. El prototipo está inspirado en la también legendaria Kombi, la furgoneta de monovolumen que personificó el movimiento hippie de la década del sesenta. La reedición de la Transporte comenzará recién su fabricación en 2022 y tendrá un bloque motor eléctrico. El vestigio de los autos clásicos que permanecerá en VW permite dilucidar que el renacimiento del Beetle será sostenida por la tendencia de la electromovilidad.

Seguí leyendo: