En los meses de diciembre y enero, los talleres mecánicos multiplican sus tareas (NA)
En los meses de diciembre y enero, los talleres mecánicos multiplican sus tareas (NA)

Diciembre, vísperas del período vacacional. Las familias administran su economía, sus ahorros, sus gastos y coordinan la estrategia para emprender sus viajes de placer. En el operativo vacaciones, la logística es el primer tema a resolver. Avión, micro o auto particular son los métodos más usuales para llegar a destino. Cuando la travesía se realiza en el vehículo propio, las familias deben prever que su utilidad y funcionamiento sea eficiente. Requiere un mantenimiento básico y común, que depende de la antigüedad, las necesidades y el modelo.

De acuerdo a un relevamiento de precios conforme talleres y casas de repuestos oficiales de distintas automotrices, en la Ciudad de Buenos Aires poner el auto en condiciones para salir a la ruta puede suponer, en promedio, un gasto aproximado de 4.400 pesos. El monto sirve como referencia. La inversión se compone de una serie de valores estándar que incluye la variable del grabado de autopartes y el costo establecido de la Verificación Técnica Vehicular (VTV).

La carga de aire acondicionado es una consulta que se multiplica en la época estival. Con un auto económico como parámetro, optimizar el funcionamiento del aire acondicionado cuesta en promedio 900 pesos. Según el plan de mantenimiento recomendado por el fabricante del vehículo, el aceite del motor se debe cambiar junto al filtro: en general cuesta mil pesos. La alineación y el balanceo equivale a un costo de otros 900 pesos. En este proceso, los talleres pueden advertir deficiencias en las cubiertas, en concepto del dibujo, el desgaste, la adherencia. Los neumáticos se cambian de a par, con un comercio básico de 1.500 por unidad, un precio que varía por marca, por modelo, por diámetro. Como gastos complementarios, el reemplazo de las pastillas de freno y el tren delantero puede oscilar en dos mil pesos y el cambio de la batería asciende, en promedio, a 2.500 pesos.

Es una línea básica de mantenimiento que pueda alterarse según las reparaciones que se realizaron durante el año, según el modelo, el taller, la calidad de los repuestos. El gasto obligatorio es la VTV. En diez de los doce meses, el orden es de acuerdo al último número de la matrícula. Diciembre y enero, a efectos del comienzo del período vacacional, son meses libres de patentes asignadas: su valor es de 820 pesos para los autos y 301 pesos para las motos.

Para los autos radicados en la provincia y la ciudad de Buenos Aires es obligatorio circular con las obleas del grabado de autopartes y la VTV (NA)
Para los autos radicados en la provincia y la ciudad de Buenos Aires es obligatorio circular con las obleas del grabado de autopartes y la VTV (NA)

Además, se implementó como requisito obligatorio para la circulación de autos radicados en la Ciudad de Buenos Aires el grabado de autopartes, amén de una política integral en materia de seguridad pública. El costo es de 820 pesos por única vez. Una oblea en el parabrisas certifica que el grabado fue efectuado. Se realizaba sobre cada puerta, el interior del capó, el baúl.

La ley 3.708 pretende desalentar la venta de piezas robadas y aunque haya sido sancionada en 2011, recién desde 2016 las autoridades empezaron a aplicar sanciones luego de varios años de desinformación popular. En agosto de 2017, la Resolución 40691-E/2017 de la Superintendencia de Seguros de la Nación dispuso que las compañías aseguradoras incluyeran en sus pólizas una leyenda que recuerde la exigencia de contar con el grabado de autopartes en las jurisdicciones donde el requerimiento es ley -provincia y ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza-. "El vehículo asegurado deberá contar con el respectivo grabado indeleble del dominio en determinadas partes de la carrocería conforme lo disponga la normativa de aquellas jurisdicciones en las que el mismo es obligatorio", reza la normativa.

Elementos obligatorios para circular: matafuegos, con control de carga y al alcance del conductor, y balizas portátiles. Elementos recomendables: botiquín de primeros auxilios, gato hidráulico y rueda de auxilio inflada.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial notificó que la documentación obligatoria para circular consiste de licencia de conducir vigente y habilitante para el tipo de vehículo, DNI, cédula de identificación de vehículos (cédula azul o cédula verde, oblea y certificado de la Revisión Técnica Obligatoria (según legislación donde se encuentra radicado el vehículo), comprobante vigente de la póliza de seguro obligatoria, ambas chapas patentes colocadas visibles, sin alteraciones, en buen estado y en lugar correspondiente, comprobante de pago del impuesto a la radicación del vehículo (patente) y comprobante y oblea vigente para el caso de vehículos que posean GNC.

La entidad aseguró que realizará operativos móviles para vehículos particulares sobre diferentes puntos de las rutas nacionales 3, 7, 8, 9, 12, 14, 40, 117, 123, 142, 143, 144, 146, 226, 237, 251; las rutas provinciales de Buenos Aires 2, 11, 41 y 56; y estará presente en la Autopista Rosario – Buenos Aires; Autopista Buenos Aires – La Plata, avenida General Paz y Panamericana. En su Operativo Verano, promete duplicar los controles realizados el año pasado: esperar superar los 16.000 controles en Buenos Aires y 140.000 en todo el país, con 400 puestos fiscalizadores y 170 móviles que se desplegarán en cuarenta puntos turísticos y estratégicos del territorio nacional.

Según un informe comparativo de controles de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, la multa más recurrente en enero y febrero es el exceso de velocidad. El 84,06 % de las sanciones labradas en ese período de 2017 fueron por superar las velocidades permitidas, un promedio similar al registrado en 2016 con un 84,52% del total de las infracciones. En el verano pasado, 1.717.684 vehículos se controlaron y se labraron 31.144 actas de infracción, de los cuales 26.182 unidades fueron advertidas por conducir por sobre el límite permitido. El mayor número de multas por excesos de velocidad en el Operativo Verano de 2017 se redactó en la Autopista Buenos – La Plata a la altura de Hudson, seguido de Mar del Plata, Bahía Blanca y Dolores.

A la excursión destino a la costa bonaerense, hay que anexarle los gastos promedio en nafta y en peajes. Para un auto mediano, cargar el tanque de 54 litros puede costar hasta 1.500 pesos. Y el cálculo desde Buenos Aires hasta Mar del Plata o hacia playas del Partido de la Costa incluyen los costos de peaje de la Autopista Buenos Aires – La Plata (40 ó 50 pesos si es o no hora pico), Samborombón (75 pesos), Maipú para ir a La Feliz (75 pesos) y La Huella para el resto de los balnearios (también 75 pesos). El total asciende a 400 pesos en concepto de peaje para ir y volver hacia la Costa Atlántica en el verano 2018.

Infografía: Marcelo Regalado
Infografía: Marcelo Regalado

Consejos para viajar seguros en ruta

Desde la Unión Propietarios de Talleres Mecánicos de Automóviles –UPTMA-, recomendaron a los conductores que tomen la ruta con sus autos "revisar neumáticos, alineación y balanceo en su gomería de confianza, comprobar la correcta alineación de los faros, chequear de acuerdo al manual los líquidos refrigerantes, hidráulicos, frenos, líquidos de limpiaparabrisas, y por sobretodo controlar también el estado de las escobillas".

Pablo Azorín, Jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente de la Región IV de la Federación Internacional del Automóvil –FIA-, repasó consejos y conceptos elementales para aquellos viajeros que utilicen sus vehículos personales para circular por ruta. Consultado por Infobae, elaboró una lista de sugerencias a fin de evitar una mala experiencia de viaje.

– Chequear frenos, amortiguación, luces, estado y presión de las cubiertas en un taller mecánico.

– Descansar al menos ocho horas la noche anterior.

– Planificar previamente el viaje, previendo paradas cada tres horas por un lapso de 15 minutos para descansar; y evitar conducir durante la noche ya que el nivel de atención y visibilidad disminuye.

– No ingerir alcohol, medicamentos, ni alimentos que reduzcan los reflejos durante la conducción.

– Tener a mano los elementos de seguridad: matafuego vigente y cargado, siempre cerca del conductor y sujeto para evitar accidentes, y balizas triangulares.

– Circular siempre con las luces bajas encendidas.

– Es importante destacar que todos deben llevar cinturón de seguridad y respetar el número de pasajeros que permite el vehículo. En el caso de los niños, llevarlos siempre en los asientos traseros. Además, si son menores de 12 años deben viajar en una butaca homologada acorde al peso, altura y desarrollo del niño; para bebés utilizar los llamados huevitos; para niños de hasta 36 kg, sillas de seguridad homologadas. Estadísticamente, el lugar más seguro para viajar es el centro de los asientos traseros y en segunda instancia, el asiento trasero del acompañante. En caso de transportar mascotas, las mismas deben ir sujetas con un arnés o una jaula fija, dado que si van sueltas representan un peligro para los ocupantes.

– Respetar las velocidades máximas y mínimas indicadas en las rutas y las prioridades de paso.

– Si se trata de un vehículo nuevo, es fundamental leer previamente el manual para conocer todas las características del automóvil.

– Evitar dejar objetos sueltos en el habitáculo del vehículo. Frente a una frenada brusca o una colisión, estos elementos pueden provocar lesiones graves e irreversibles para quienes viajan.

– El conductor debe estar atento al camino y a la conducción, evitando el uso de celulares.

– Los motociclistas deben utilizar casco, indumentaria de protección y ropa reflectiva. Es menester recordar que ante un golpe leve es aconsejable cambiar el casco, dado que su estructura pudo haber sufrido un daño interno.

El experto también retoma una serie de conceptos básicos para los traslados en automóvil hacia destinos vacacionales. La diferencia en relación a otros viajes es el peso extra que cargará la unidad, una situación que repercutirá en el comportamiento del vehículo.

– No superar nunca el peso máximo admisible establecido en el manual del
fabricante del vehículo.

– Colocar los elementos más pesados al fondo del baúl y por encima los elementos más livianos.

– Abrochar todos los cinturones de seguridad de las plazas traseras aunque no esté ocupadas (esto evitará ante una maniobra brusca o colisión que el respaldo de las plazas traseras cedan y los objetos golpeen a los ocupantes).

– No colocar objetos sueltos en la luneta trasera ni el habitáculo.

– Si es necesario llevar carga en el techo, es recomendable un baúl porta equipaje cerrado, hermético y aerodinámico. Y si se cuenta con barra por equipaje, verificar que la carga no sobresalga del perímetro del vehículo.

LEA MÁS: